jueves, enero 02, 2014

CONSTELACIONES FAMILIARES EN THE GRANMOTHER VISION

"La ciencia no sólo es compatible con la espiritualidad, sino que es una fuente de espiritualidad profunda. Cuando reconocemos nuestro lugar en una inmensidad de años luz y el paso de las eras, cuando captamos la complicación, belleza y sutileza de la vida la elevación de este sentimiento, la sensación combinada de regocijo y humildad, es sin duda espiritual.” Carl Sagan

Tengo el placer de informarles que hemos sacado nuestra primera entrevista para The Grandmother Vision.
Se trata de una entrevista con Brigitte Champetier, Consteladora Familiar y Psicóloga Clínica. No tiene desperdicio. Así que los invito no solo a verla y "escucharla" sino a compartirla. Un fuerte abrazo y por supuesto, feliz año 2014.
http://www.thegrandmothervision.com/?p=112

LA NATURALEZA DE LAS CONSTELACIONES FAMILIARES.

Lo primero que genera el término “constelaciones familiares”, al contrario que certezas, son preguntas que se van haciendo más complejas a medida que nos acercamos a nuestro sentido básico de la identidad y que se presenta casi siempre como una interrogación  inevitable. ¿Quiénes somos?  El modelo educativo actual se ocupa de darle certezas a las personas, que van desde la visión del mundo y de las cosas hasta el creado por el hombre, por ejemplo, las instituciones. En un sentido más específico, la realidad a la que arribamos está estructurada desde el punto de vista cultural con el propósito de explicar las cosas, personas incluidas, lo que aporta seguridad.

Creemos en el funcionamiento de las cosas porque se explican de una forma determinada y decidimos creer en ellas, esto aporta seguridad y verosimilitud a la realidad, por eso, si el entorno en el que vivimos resulta saludable y constructivo, es normal que las personas les sean leales sin hacerse demasiadas preguntas, pero cuando no es así, lo habitual es que las personas emprendan el viaje de las interrogantes y un esfuerzo por sanar aquello que genera sufrimiento.

Desarrolladas por el alemán Bert Hellinger (1925) en la década de los 80, las constelaciones familiares surgieron como consecuencia de su búsqueda entre las nuevas terapias, muchas de ellas experimentales que ponían en evidencia el carácter repetitivo de ciertos comportamientos aprendidos, como bien se ha tratado en el  “análisis transaccional”, el efecto directo en la relación de las personas con el entorno familiar y los referentes jerárquicos y por supuesto con el resto de elementos ambientales.  El desarrollo de la técnica de las constelaciones familiares supuso articular un mecanismo donde se integra al individuo en su ecosistema existencial, aportando la participación de una comunidad interesada en la sanación individual y colectiva, en la solución de las causas del sufrimiento personal y las neurosis.

El planteamiento fundamental del las constelaciones ocurre a partir del hecho de que al contrario de lo que la gente piensa, no solo no estamos separados de los demás, sino que las causas de nuestra razón de ser, se albergan en la base de nuestra historia personal desde los genes hasta el yo adulto, desde el pasado remoto hasta el presente y que una vez creado el motivo del sufrimiento, este puede transportarse a través de las generaciones de un mismo grupo familiar.  De la misma forma en que somos leales a nuestros padres, también lo somos a nuestro grupo social, lo que presenta un grave problema si nuestra visión de estos sistemas de interacciones está en contradicción con su manera de proceder.

Nuestro instinto gregario nos hace ser leales a pesar de que determinadas situaciones sean perjudiciales personalmente o para la sociedad, y oponerse a ello genera grandes crisis difíciles de sobrellevar, precisamente por nuestro sentido de pertenencia y nuestra capacidad de amar. Cuando nos oponemos a la experiencia del grupo o a nuestra forma de vivir, suele ocurrir un sentimiento de ruptura, una clase de sentimiento de culpa que hace que las personas vuelvan al estado original y desistan de intentar el cambio.

La resiliencia, esa capacidad que tienen la naturaleza de soportar y procesar ciertos niveles de intoxicación sin comprometer su funcionamiento, hace que en muchos casos las personas soporten durante toda su vida situaciones dolorosas, que parecen no tener solución hasta que toman consciencia de su verdadera naturaleza y lugar en el espacio tiempo, revelación que les permite tomar decisiones de cambio  y crecimiento personal. Las constelaciones familiares permiten que los participantes sean capaces de verse a si mismos interconectados en el enormemente complejo entramado de relaciones entre los seres humanos, el resto de seres vivos e incluso la propia biósfera.

Vivimos respondiendo a la realidad como si evocásemos un discurso abstracto en el que dejamos a nuestros padres, a los padres de nuestros padres, a los padres de nuestros abuelos y así hasta el origen del tiempo venir a decirnos quiénes somos. Dotamos nuestra existencia de un sentido invisible de autenticidad y tradición que aunque no seamos capaces de reconocer en el tiempo, por ejemplo, saber quiénes son nuestros tátara abuelos, pensamos que es auténtico y sólido aunque aparentemente sea solo una construcción.  La técnica de las constelaciones familiares nos adentran en este universo de interrelaciones, que en algún momento dejan de ser simbólicas para manifestarse como parte de nuestra memoria existencial, de nuestro inconsciente y por supuesto, el inconsciente colectivo.



No hay comentarios: