domingo, noviembre 17, 2013

Partes de una visión política global.


Frente a la cuestión política global, tal y como están planteadas las cosas pareciera que lo único que tenemos es la acción obediente y debidamente contextualizada por los líderes de la oposición, tanto de izquierda como de derechas. Resulta desconcertante que, ante las últimas movilizaciones ciudadanas que se han producido de forma más o menos espontánea, precisamente unos cuantos de los ataques recibidos vienen de esos mismos líderes que ven como un acto de traición a su persona cualquier cosa que no esté bajo su control, incluso que se les cuestione. De mi participación en política ciudadana, he aprendido muchas cosas y recalcado otras, algunas de ellas son:


Los políticos son personas que se equivocan, incluso cuando son bien intencionadas; que no podemos actuar en democracia bajo un clima tan polarizado, especialmente porque la democracia misma desaparece bajo estas circunstancias y finalmente y entre otras cosas más, que la ciudadanía debe poder y saber organizarse por su cuenta y riesgo y de paso permitir que surjan nuevos liderazgos.

Creo que no soy el único que piensa que el país (en este caso hablo de mis dos países, Venezuela y España), se está desmoronando y no podemos resistir bajo el paraguas de intereses personales de políticos y sus subterfugios o de gestiones opacas que nos garantizan al final más de lo mismo en caso de victoria. El mundo está cambiando y nosotros con él, y en él, y esto es algo a lo que tenemos que prestarle atención. He pasado mucho tiempo al margen de la política tradicional con cierto rictus de asco y de vergüenza ajena, cierto sentimiento de ser gobernados por gente de pequeño calibre que se cree más que los demás y usa el poder como pretexto para el abuso, especialmente en el secreto y en lo oculto.

Así que he decidido (hasta que se me quiten las ganas), por mi cuenta y riesgo que seguiré buscando las formas de actuar, de mejorar las cosas, de hacer verdadera política ciudadana y recuperar la democracia, el ágora antigua y ser generador de cambio. El otro día alguien me decía como una especie de reconocimiento ingenuo, que soy buena persona. Esto me lo han dicho varias veces en distintos contextos, y verán, es posible que después de ver tantas cosas injustas piense que debo rendirme y esconderme, protegerme y aspirar a colocarme lo mejor posible. 

Sin embargo eso es colaborar con el estado de las cosas y pienso que si existe algo que se pueda dimensionar como un mal, un mal que conspira, que usa, que se nutre de pequeñas miserias, rendiciones y retiradas, de microabusos, entonces el bien debe actuar de la misma forma valiente y audaz, conspirar por el bien común y personal, conspirar para detener a los malvados y neutralizarlos. Más que una acción romántica el bien debe ser una acción política, confiar en el otro bajo la certeza de que el otro nos puede traicionar, pero también que juntos podemos hacer algo prodigioso.

Les invito a hacerlo, a que no se dejen, a que vivan la experiencia y salgan como yo de nuestros cómodos puestos de francotiradores y actuar. Que dejemos de limitarnos a escribir nuestra frase de Facebook del día y salgamos a la calle a organizarnos, por nosotros mismos. 

Yo lo hago por mi, por sentirme mejor, por hacer algo útil junto a los demás, de manera que si todo se va al carajo al menos en las noches venideras pueda dormir tranquilo, y cuando mi hijo me mire a la cara poder decirle que hice lo mejor que pude y supe.

Quisiera dejarles los versos como una sugerencia para reflexionar a los líderes de la oposición, cantados por una española venezolana como lo es Soledad Bravo:



No te eleves tan realtoprenda de tanto valor,que al árbol que más se elevale tumba el viento la flor.
A mí me llaman el negro,sí, yo no niego mi colorporque es negro el cigarróny pica el árbol en flor.
Anoche dormí en la arena,pero en un colchón de lana,y esta noche no duermoporque no me da la gana.
No lloro porque me voya lo lejos del camino,lloro porque se me quedael espejo al que me miro.
Mi madre me dio un consejo,y me lo dijo mi abuela,que el que tiene rabo 'e pajano se arrima a la candela.
Clavelito colora'oque de la mata cayótodo lleno de rocío¿cómo te cogiera yo?
muchachita, muchachita,muchachita, muchacha,y eres como la viruelaque al que tiene humor le da.
A las mujeres quererlasy no darles que comer,una pela to' los díasy agua caliente a beber.
Muchos que estarán pensandoque el amor es pan y queso,poco a poco van sufriendoy hasta que les llega al hueso.

No hay comentarios: