viernes, mayo 17, 2013

VENEZUELA VIVE EN LA COLA

Interruption, incoherence, surprise are the ordinary conditions of our life. They have even become real needs for many people, whose minds are no longer fed . by anything but sudden changes and constantly renewed stimuli. We can no longer bear anything that lasts. We no longer know how to make boredom bear fruit. So the whole question comes down to this: can the human mind mas­ ter what the human mind has made? Paul Valery



La gente puede construir su vida en torno a cualquier actividad. Los chinos en torno al trabajo, antes, hace mucho, los venezolanos en torno al sexo y la rumba, los españoles en torno a los bares y la actividad en la calle, en fin. Pero Nicolás Maduro le ha impuesto a la gente un nuevo espacio social, la gente puede perfectamente enamorarse, vivir, querer, amar, reproducirse, leer y profundizar en la existencia en una cola. Todos confinados a una larga y lenta hilera cuyo propósito es comprar papel de baño, azúcar, café, harina, y mientras tanto, mientras la larga espera en vez de ser los autonautas y los cosmopistas de Cortázar, se puede pasar a ser los caminantes que miran las estrellas lentamente. 

La ciudadanía alegre, no sabe como son los viajes, todo se ralentiza en el lugar y la distancia donde los otros saben a que huele la humanidad. Están pendientes de quien se colea, conversan sobre donde consiguieron tal cosa, la cola que hicieron antes para comprar otra, en otro lugar. Y los sueños se adormecen y la realidad se hace palpable en las miradas, la vida gira en torno a una cola y a la próxima que harán. No hay tiempo, ni visión para preguntarse por qué escasean los productos. La dignidad sometida, su desesperanza social, muy arraigada y las estrellas y los cielos y la vida y el calor y tal vez la rabia de acabar de comprender, que todo eso ocurre porque unos malvados les dijeron alguna vez que dejaran de pensar, que de todo se encargaban ellos.  Cualquier día, al final de una cola de esas, una mujer dará a luz una nueva revolución que se quite de encima al imitador de José Stalin.

No hay comentarios: