martes, marzo 04, 2014

UNDER CONSTRUCTION, HACIA UNA NUEVA IDENTIDAD PERSONAL Y SOCIAL.

Interruption, incoherence, surprise are the ordinary conditions of our life. They have even become real needs for many people, whose minds are no longer fed . by anything but sudden changes and constantly renewed stimuli. We can no longer bear anything that lasts. We no longer know how to make boredom bear fruit. So the whole question comes down to this: can the human mind mas­ ter what the human mind has made? 
 Paul Valery

Al parecer las claves del cambio social y del llamado cambio de paradigma que no es otra cosa que  cambio de punto de vista, pasa por una necesaria remodelación de la identidad y de los procesos educativos. Hasta ahora, las consecuencias de lo que expresaban las personas en su realidad recaían consecuentemente en los referentes sociales. Generalmente se contestaban las siguiente preguntas: 

¿Qué aprendió en el entorno familiar? De manera que la condición económica y social eran fundamentales en la toma de decisiones. 

¿Qué tipo de educación reglada recibió? De manera que aquello que estudiaban las personas las posicionaban directamente en el esquema de producción.

¿Qué escala social servía de ecosistema de relaciones para las personas? Si bien se posicionaba en esferas de poder, mandos intermedios u obreros.

¿Qué religión profesa? Aunque es cierto que en la segunda mitad del siglo XX la iglesia católica ha padecido una potente secularización, el condicionamiento cultural judeocristiano sigue sirviendo de marco en las interrelaciones sociales. Al menos en la cultura occidental.

¿Qué relación establece con el estado? Trabaja para él, se opone a él o lo padece. Estos estadíos se verifican más fácilmente en la condición de sujeto legal o sometido al imperio de la ley.

Un último elemento a reseñar es la condición social de no dueño del uso del poder. Especialmente el poder de decisiones en la res pública. En los sistemas verticales o piramidales el ejercicio del poder individual se hace a través de la representatividad que a su vez suele recaer en castas jerárquicas que mantienen a través de mecanismos de identidad y lealtad al ecosistema de relaciones al que pertenece el control de dicho estamento de poder.

Es fácil pues reconocer por qué si bien las personas maduran y pueden llegar a ser dueñas de si mismas en lo personal, en lo colectivo aun seguimos en una permanente adolescencia. Delegar en un estamento de poder superior condiciona a la sociedad a una permanente situación de servidumbre.

También podemos comprender que el poder reside allí donde la mayoría decide que está ese poder, lo que significa que en la medida que las personas cambian su manera de entender la realidad, se genera una crisis de necesidad que obliga a alterar las reglas del juego.  Esta tendencia natural hace que las sociedades presenten crisis sistémicas cada cierto tiempo y sin embargo por mútilples razones relacionadas con el desarrollo tecnológico y científico, la humanidad volvía a repetir los mismos errores al reproducir los mismos esquemas de relación de poder y de acceso a los recursos de la res pública.

Hoy, la red nos permite establecer un modelo nuevo de relaciones que tiene condicionantes incuestionables. 

En primer lugar, usar la red requiere ciertas habilidades que solo se consiguen con la información y la educación. Penetrar en esta red obliga a las personas a una formación constante, partiendo de la base de que es la red misma la gran fuente de suministro de información.

En segundo lugar se impone la supresión del ego como impronta final. No sirve de nada el "porque yo lo digo" o la superioridad en el grado académico o el factor de la edad como diferenciador o posicionador en cierta escala de poder frente a las demás personas. Lo mismo ocurre con las ideologías. La información va a tal velocidad que contenerla bajo cierta nominalidad o titularidad resulta efímera. En cuanto se expresa pasa a formar parte del torrente colectivo lo que no contradice su autoría, solo que esta autoría se debe a otras interacciones previas por lo que el arribar a una idea o hallazgo es siempre algo compartido. Sin embargo el factor más importante en este punto es la verdad, la objetividad de la información y finalmente su calidad. ¿Sirve? ¿Es útil? Entonces es absorbida, si la información lleva consigo altas dosis de ego se vuelve intolerable. 

En tercer lugar está la cuestión del modelo de identidad que usamos para aproximarnos a la realidad de la red. Si no somos capaces de flexibilizar nuestras visiones nos convertimos en un ruido dentro de la red. Ocurre igualmente en el contexto social pero es que en el proceso de modelación de una nueva identidad social resulta imperioso diluir las creencias y prejuicios personales que se activan para abordar la experiencia social. La integración, el mejor rostros son la clave, no los elementos separadores.

Lo que supone esta cuestión es que para poder abordar esta nueva realidad en la pertenencia a la llamada sociedad líquida es preciso invertir seriamente en la modelación de la identidad. En este sentido la responsabilidad pasa de ser coto de los referentes sociales antes mencionados a ser un asunto absolutamente personal.  No hay manera de responsabilizar a la iglesia, a los políticos, al poder o a nuestros padres del resultado de nuestro comportamiento en el mundo, todoa vez que estos referentes están erosionándose a gran velocidad. Por ejemplo, la sociedad está pasando de establecerse en la familia como unidad básica y núcleo de valores añadidos, al individuo como eje donde la familia es un elemento más que forma parte de la red de interacciones individuales.

Son las personas las que tienen el deber de modelarse a si mismos y esto afortunadamente no tiene una respuesta fácil aunque sí una premisa fundamental. Depende de lo que voluntariamente cada quien decida ser y hacer de si mismo, y desafortunadamente para los que quieran vivir en la eterna adolescencia, no hay excusas.

Algunos aspectos a tomar en cuenta y que iré desgranando poco a poco más adelante, tienen que ver con cuatro elementos básicos:

Lo espiritual.

Lo emocional.

Lo creativo.

Lo mental o intelectual. 

Podemos tomar como punto de partida estos cuatro elementos hacia una nueva modelación de la identidad.

Antes de concluir este post que quiero dejar sin final concreto quisiera referirme a la cuestión del acceso a los recursos y la crisis económica global. Estamos experimentando un ajuste sistémico que requiere de nuestro compromiso y actividad política. Mientras menos usemos los mecanismos políticos más fácil lo tienen las sinergias del sistema para concluir su cometido que no es otra cosa que refrendar las estructuras de poder.  Esto no es fácil de abordar, pero lo que si es cierto es que para poder construir un nuevo modelo político y social hemos de transformarnos como personas. Existe una relación íntima entre los mecanismos del sistema y la conducta humana. Si nosotros cambiamos entramos en crisis con el entorno y mientras más personas sean las que cambien acabará por producirse la suficiente masa crítica para dar un vuelco a la realidad del sistema. Pero, si no cambiamos en lo personal, volveremos inevitablemente a cometer los mismos errores dentro de las mismas estructuras que generan invariablemente neurosis y conflictos internos.

Al cambio personal le seguirán otros modelos de interrelación e intercambios en las relaciones de producción y como consecuencia de esto un reforzamiento de otros modelos de conducta. Pero la respuesta, el resultado depende del cuerpo social a través del cambio de cada una de las personas.

 Una cosa si empieza a estar clara, la sociedad piramidal toca a su fin para abrir camino a relaciones más transversales y horizontales donde la riqueza se reparte de forma más equitativa porque los nuevos modelos económicos se ocupan de reducir la diferencia entre el que más poder y más recursos obtiene en la escala y el que menos.  Aquellas personas que insistan en seguir perteneciendo al sistema tendrán que contemplar como la calidad de su trabajo y el poder adquisitivo se reducen a gran velocidad.  Pero las razones de esta nueva realidad merecen un post a parte.



No hay comentarios: