miércoles, mayo 29, 2013

LA CLAVE ESTÁ EN EL PROPÓSITO, TODOS SOMOS ACTORES POLÍTICOS.

Interruption, incoherence, surprise are the ordinary conditions of our life. They have even become real needs for many people, whose minds are no longer fed . by anything but sudden changes and constantly renewed stimuli. We can no longer bear anything that lasts. We no longer know how to make boredom bear fruit. So the whole question comes down to this: can the human mind mas­ ter what the human mind has made? Paul Valery


El propósito de un avión es llevar elementos de un lado a otro por el aire, personas y cosas... Con el tiempo se han hecho muy eficientes y encontramos que todos los modelos de aviones se parecen enormemente. ¿Y por qué? Porque las condiciones de nuestra atmósfera son las mismas, de manera que los diseños en su escalada hacia la eficacia y adaptabilidad a las condiciones les hace cada vez más parecidos.

De la misma manera, el sistema social, político y económico puede padecer los mismos cambios a mejor en la medida en que cambien solo dos condiciones. La primera es el propósito. El propósito del sistema no es el bienestar de las personas, es refrendar al poder con la expectativa de que este administre para el bien general. Si definimos como propósito constitucional el bien común esto hará que el sistema vaya haciéndose cada vez más sofisticado.


Y lo segundo es, invariable y necesariamente, nuestro comportamiento. La acción política ciudadana, desvinculada de organizaciones con intereses específicos hará que las instituciones se dirijan en la dirección adecuada. Así que, como ven, no se trata de un problema de ciencia, tecnología o conocimiento, sino de dos cosas elementales. Primero, asumir que somos actores políticos de interés en la realidad y segundo definir que aquello que hacemos ha de ser para el bien común, incluida la biósfera. ¿Qué tal así?

No hay comentarios: