martes, mayo 14, 2013

Juan Tamariz, es eso... Juan Tamariz

"Olvidemos el paso del tiempo, olvidemos el conflicto de opiniones. Hagamos nuestra llamada al infinito, y tomemos allí nuestras posiciones." Chuang Tzu




Juan Tamariz (Madrid, España, 1943), saca una carta y adivina el futuro, saca otra carta y adivina el pensamiento, de la misma manera que los antiguos prestidigitadores. Famoso en el mundo entero por sus trucos con los naipes, sigue aportando nuevos elementos a la magia como el de la cabeza viviente que adivina las cartas. Juan Tamariz
ha desarrollado el arte la magia, actuando también como payaso y titiritero. En más de una ocasión ha dicho que Así fue sacando para comer, “con los tomates de mi amable público.

Uno se sus trucos más famosos es el de  “Coincidencia total”, efecto imposible en el que las cartas de dos barajas, tras haber sido mezcladas por un espectador, coinciden en su orden una por una. O como “El poder hipnótico de los Jokers”, en cuya versión final, tras trece años de trabajo, los comodines hipnotizan a la carta elegida por el espectador para que esté en todos los sitios de la baraja, desaparezca y viaje al bolsillo del mago. O como los disparatados malabares, en los que utiliza un huevo de avestruz, un huevo frito y una oreja.

El legendario Dai Vernon aseguraba, refiriéndose a Tamariz que “en más de ochenta años que llevo de vida mágica, nadie me había engañado tal como él lo hizo”. Cuando le dicen que es uno de los mejores magos de cerca de la historia, él muestra su destartalada dentadura y apunta: “No sé si de los mejores, pero sí el más elegante”.

Desde siempre se ha dicho que la magia es para los niños, ¿qué lugar ocupan los adultos?

Es bueno decir que la magia es para los niños, porque en realidad cuando uno hace un truco de magia, lo hace para ese niño que hay en todos, incluso bajo esos ropajes tremendos que produce el ser mayor de edad. Eso sí, ser adulto es importante, porque son ellos los que llevan a los niños, y además pagan las entradas.


¿Qué cosas estaría dispuesto a desaparecer?

Las armas de destrucción masiva, a los hombres malvados, la pobreza... Aunque tampoco querría desaparecerlo todo. Las hipotecas y ese tipo de cosas no.

Hace poco ha dicho que la magia está de capa caída ¿por qué?

Desde muy chiquitillo he estado entre la magia, pero ejerciendo como mago lo hago desde los ochenta. Ahora bien, debo decir que hay gente que estropea la magia, como en todo, pero la verdad es que atravesamos uno de los grandes momentos de la magia. He estado hace poco en Nueva York, Las Vegas y Los Ángeles, y eso está lleno de muchos espectáculos de magia. La cantidad de trabajo que ofrecen día a día es mucho. Además la magia es muy variada, las ilusiones con cajas, el mentalismo, la magia bufa, la magia de cerca, en fin, de todo. Hay juegos que entran en la danza mágica, el espiritismo y muchas cosas más, es como la comida, magia con literatura, magia con política, magia con pájaros voladores, con música, zoológicos, arbolarios en fin, hay de todo.

¿Usted diría que es un mago optimista?

Sí, y diría que más que optimista, alegre. Tengo siempre muy buen humor. Eso sí, yo no pretendo hacer humor, sino que mi vida es alegre en sí misma. Hay magos que tienen estilos más serios, más graves, y algunos muy sensuales, etcétera. El arte de la magia debe ser fascinante y variado en sí mismo.

¿Ha conseguido aprenderse todos los trucos?

No, para nada, cuando veo magia me quedo estupefacto. A veces conozco el secreto, sobre todo si se trata de magia de cartas que es mi especialidad. Desde niño me fascina la magia y me dedico a descubrirla cada día, y no creo que tenga límites. Me quedo siempre con la boca abierta.

¿Qué opina de que haya magos que dicen el truco con el que hacen el juego?

Hace algunos años hubo un mago enmascarado que se dedicaba a eso, y la verdad es que no funcionó. A mi me parece un poco tonto, porque es como si alguien hiciese una película y antes de estrenarla la contara diciendo todos los secretos. Pero, no creo que tenga mayor trascendencia, la belleza de la magia no consiste en el secreto, sino en la atmósfera que uno crea. La magia siempre se pone en el centro de la ficción artística, a todos nos gustaría volar, saber lo que va a pasar en el próximo futuro, recomponer cuerpos troceados, etcétera. Y recuerdo que después de que ese mago desvelase los secretos de sus trucos, la audiencia comenzó a bajar.

No hay comentarios: