miércoles, mayo 15, 2013

BOCHORNO EN LA PUERTA DEL SOL EN UN ACTO DE APOYO A CAPRILES.

Interruption, incoherence, surprise are the ordinary conditions of our life. They have even become real needs for many people, whose minds are no longer fed . by anything but sudden changes and constantly renewed stimuli. We can no longer bear anything that lasts. We no longer know how to make boredom bear fruit. So the whole question comes down to this: can the human mind mas­ ter what the human mind has made? Paul Valery

Nota: A la fecha, todos los comentarios políticos que he realizado en la página de la MUD Madrid han sido borrados.

He estado hoy en la puerta del Sol de Madrid en un evento convocado por la MUD en apoyo a Henrique Capriles y por el recuento de votos.  Aun estoy asombrado de lo que he visto y experimentado como participante de aquel esperpento político.   Lo poco de bueno y reivindicativo que tuvo el evento se fue directamente por el desagüe de los despropósitos y de las peores intenciones.  De momento y para que dejen la paranoia me abstendré de poner las fotos que tomé y de poner nombres con sus apellidos para que no vayan por ahí hablando paja.



La convocatoria ya había empezado mal, fue hecha en un tono un tanto agresivo con el propósito de reunir a por lo menos tres veces más que la convocatoria de Colón hace unas semanas.  Se presentaron los organizadores en plan patio de colegio o pachanga de barrio, en plena puerta del Sol. ¿Quién es nuestro presidente? Capriles, y así varias veces. Esperábamos una declaración de intenciones pero no, primero le dieron el turno de palabra a un cubano vocero de una asociación en el exilio quienes se presentaron allí con una bandera de Cuba, es decir, ahora somos parte del exilio de Miami y compartimos la cubanización en todos los sentidos, tanto de adictos al gobierno como de miembros de la oposición, el vocero no reparó en ofensas a los Castro y a Maduro dando su apoyo a los venezolanos en el exilio pero sin profundizar en qué consistía ni qué significaba lo que estaba haciendo. Empecé a ver en la gente mi propia expresión de estupor que era proporcional a la tensión y el comportamiento de los organizadores. 

Luego habló una persona de Primero Justicia, una señora maracucha, dijo que les estaban haciendo fotos, y que sabían que estaban siendo espiados. Estábamos al menos 7 u 8 personas con cámaras, yo incluido. Pero fíjense, dicen eso en un acto público, en la Puerta del Sol, rodeados de seguridad y policías. ¿Quién va a un acto en plena calle con la expectativa de no ser fotografiado? Los propios cubanos que estaban allí que veían a infiltrados en todas partes eran quienes más ponían de manifiesto el hecho de que hubiese gente haciendo fotos en el evento. A mi también me tocó, uno se acercó y empezó a pedirme que le enseñara mi cámara y a hablar de infiltrados mirándome a los ojos con un tono hostil hasta que tuve que ponerme serio. 

Generaron inmediatamente incomodidad en toda la gente que empezó a estar alerta de un acto de sabotaje. Mientras, el volumen de los altavoces y la expectativa de aquello que pudiesen decir estaba en la mayoría.  Luego habló otro tipo sobre democracia, apoyo a Capriles y tal y finalmente habló el vocero de la MUD quien pidió que abrieran las listas de inscripción en el extranjero y acto seguido empezó a decir que no las abrían porque tenían "culillo" (literalmente), que había que volver a la bandera de las siete estrellas y que daban las gracias a los hermanos cubanos en el exilio y que ellos sabrían ayudarles  a recuperar la isla una ves nosotros hubiésemos recuperado nuestra democracia. Dicho esto cerró micro, pusieron la canción de Willi Colón contra Maduro a todo volumen y la gente empezó a dispersarse, se fue en estampida la verdad. 

No diré que no comparto algunas de las reivindicaciones, lo de las listas de inscripción electoral es una infamia por parte del gobierno de Venezuela que lleva años produciéndose, exigir que haya transparencia en el conteo de votos y denunciar el robo de las elecciones es clave, apoyar a Capriles en este momento es clave.  Pero eligieron el peor estilo chavista para hacerlo,  llamar al gobierno "culillúo" es cuando menos una provocación, utilizar el derecho de palabra para dar paso a un señor que habló de forma soez en nombre del exilio cubano y unirlos a la causa política venezolana sin consultar a la opinión pública, a sabiendas de que ambos procesos no tienen nada que ver, ni en su naturaleza ni en su recorrido, es un acto de abuso a la ciudadanía. Pero no solo eso, obligar a la gente a corear consignas como si fuese una romería, descontextualizando todo el acto en si mismo es un acto político bastante ruin.

Bochornoso sinceramente, pudieron hacer cualquier cosa pero nos trataron como a la chusma en un barrio marginal cualquiera, emitiendo pronunciamientos de forma unilateral y asumiendo que nosotros respaldamos todo lo que dicen mientras nos hacían corear consignas como si estuviésemos en el parvulario.  Todo duró cerca de media hora y muchos comentaban en la parte exterior la queja de que estaban siendo usados como muchachos en el colegio. Una, auténtica, barbaridad tomando en cuenta que el público no era precisamente analfabeto ni políticamente inculto. El peor de los populismo no se habría mostrado con tanto esplendor.

Ah, y se me olvidaba, le dedicaron un párrafo a Izquierda Unida y les dijeron que eran asalariados del chavismo en un momento que desde mi punto de vista no era el apropiado. Todo de la boca del vocero de la MUD en Madrid.


Me niego a vivir con la sensación de que combatimos a unos ineptos belicosos maleducados que ahora se llaman maduristas,  para permitir que se pongan otros que se llaman caprilistas. Ni en broma podemos permitirnos pasar de la extrema izquierda a la extrema derecha por la vía de la chusma y la baja estofa política.   Solo añadiré que me debato entre el asco y la vergüenza ajena en serio. Esa gente no me representa, así que lo siento pero no vuelvo a asistir a un acto de la MUD de Madrid mientras siga dirigida por esas personas.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenas tardes, Carmelo. Estoy totalmente de acuerdo con esta entrada de tu blog.
Soy una venezolana con más de 15 años en tierras españolas. Esta era mi primera salida pública para apoyar a mi querido país, y me sentí decepcionada.
Esperaba más, esperaba un llamado a la sociedad española. De hecho le comente a uno de los organizadores que hicieran un llamado serio a la comunidad europea. Pero nada, dieron paso a la salsa.
Mi marido, español, le pareció algo desorganizado. Yo emocionada por estar allí al principio pase por alto muchas cosas. Se ha perdido una buena oportunidad para hacernos oír, y explicar a la comunidad española la verdad de lo que pasa en Venezuela, pero explicarlo de verdad.
Demasiada improvisación que no nos podemos permitir.
Esperemos que la MUD y demás tomen buena nota de las criticas constructivas que habéis volcado en su pagina, y demostremos de una vez al mundo que estamos preparados para el cambio.

Anónimo dijo...

Hay que pensar y actuar con mente amplia, con convicción propia pero centrados en un Pais progresista é imnovador, no debémos caer en diatribas del pasado y seguir adelante por Venezuela. Noé, la lucha continua

Mely dijo...

Vaya Carmelo, me he quedado de piedra con tu post. Lamente no haber podido ir ayer por razones personales, pero ahora gracias a tu post estoy verdaderamente aliviada, mas que pensaba asistir con algunas personas "no venezolanas" que querían participar del movimiento o entenderlo un poco mejor. Bien sabia que no me gustan las "formas" de primero justicia (fui afiliada a este partido en Caracas, y salí espantada) y por eso no participo activamente aquí en la resistencia, pero esto era lo ultimo que esperaba oír :-(. Muchas gracias por tu post!!!!