jueves, mayo 02, 2013

“Para Cervantes la locura era un hecho de relevancia extraordinaria”.

"No sabemos quién descubrió el agua, pero sabemos que no fueron los peces." Marshall Mc Luhan. ¿Te has dado cuenta del sistema en que vives?



Entrevista a Carlos Castilla del Pino: 

Ha puesto el listón de la psiquiatría española muy alto, escribiendo una serie de ensayos de referencia en varias universidades europeas. Carlos Castilla del Pino (San Roque, Cádiz, 1922), es también miembro de la Real Academia Española, y acaba de publicar “Cordura y locura en Cervantes” una recopilación de varios de ensayos sobre diversos aspectos de la obra de Cervantes, en particular su célebre novela “Don Quijote”. Actualmente vive en Castro del Río donde precisamente estuvo preso Don Miguel de Cervantes Saavedra.


--¿Dónde diría que empezó la aventura de Cervantes?
--En Castro del Río estuvo preso Cervantes por orden del corregidor de Écija. Este le denunció por prevaricación, siendo controlador de las alcabalas de las galeras españolas. Estuvo de diez a quince días preso por ese delito. Es ahí donde se piensa que Cervantes comenzó a escribir el Quijote.

--¿Por qué le interesa la locura en las representaciones de Don Quijote?
--La locura le interesaba tanto a Cervantes que solo en el Quijote cita la palabra locura 78 referencias, y la palabra loco 89, pero en el conjunto de la obra de Cervantes se hace referencia a la locura 182 veces. Esto revela que para Cervantes la locura era un hecho de la vida humana de una relevancia extraordinaria. Para Miguel de Cervantes una persona se hace loco cuando reconoce que no puede aceptar la realidad sobre sí mismo. Esto en cuestiones clínicas es muy delicado porque los locos que se creen que son un mesías, cuando se les convence de lo contrario, no le ven sentido a su vida y muchas veces se deprimen profundamente, y otras se suicidan.

Es importante decir que no es correcto hacer un análisis o diagnóstico psiquiátrico de Don Quijote, por la sencilla razón de que el propio Quijote es un personaje de ficción, inventado por otro personaje de ficción que es Alonso Quijano. En ese sentido el Quijote no puede morir, porque el que muere es un personaje que se cree Quijote. El personaje devora a Alonso Quijano, de manera que Don Quijote siendo una ficción, supera a su supuesto creador.

--Las personas en la Edad Media podía morir sin darse cuenta de su lugar en el mundo, ¿podría ser el Quijote una venta al Renacimiento?
--Si al texto de Don Quijote se le quita lo que de novelesco tiene, queda convertido en un libro de pensamiento. Y también de ideas que provienen de la antigüedad. La cuestión de los celos, de la inmortalidad o de la justicia. Se sabe que Don Miguel de Cervantes era un lector infatigable, pero fundamentalmente él era un talento indiscutible, que echó por tierra los sueños de miles de escritores, porque al escribir la primera novela contemporánea, hizo directamente la mejor. Por eso muchos escritores van por la vida haciendo novelas menores.

Cervantes es un hombre del Renacimiento, él es un hombre moderno que está fuera de los conceptos medievales del hombre. Muchos contemporáneos suyos están en ese momento dando premisas renovadoras. Él es un hombre testigo de un momento en que los mitos se van disolviendo, hasta el punto en que se vuelven una caricatura, que muy bien parodia el Quijote sobre todo respecto a las novelas de caballería.

--¿Podría incidir algo más en la cuestión de los celos?
--Ese es un tema muy recurrente en la obra de Cervantes. A él le parece que los celos son una especie de traición a la confianza, y siempre son castigados de una forma u otra, por aquello de que por celosos, por traicionar la fe del otro, entonces son traicionados. Es decir, por celosos acaban siendo cornudos sus personajes.  Él dice que hay que desconfiar porque no sabemos las intenciones del otro, y aún así vale la pena confiar porque es la única manera de tener amigos, amor, etcétera, y por eso castiga al celoso.

--¿Qué hay de la quijotización de Sancho?
-- Lo importante de Sancho no es su quijotización, porque es verdad que en cuanto le prometen encumbrarse él comienza a creer en la fantasía de Don Quijote, pero lo interesante es cuando el vuelve a la realidad, porque curiosamente ya no es capaz de volver a ilusionarse con nada, y como he dicho antes, esto en los locos que se vuelven cuerdos acaba muchas veces terminando en suicidio. También hay una cosa importante y es que el propio Don Quijote protesta porque él se encontraba muy a gusto loco como estaba.

Para Cervantes la locura consistía en colocar la fantasía en un lugar que no debe, porque fantasear, fantaseamos todos. La realidad nos coloca a todos en nuestro sitio. Uno de los grandes descubrimientos de la psicología contemporánea, consiste en que la idea que yo tengo de otro, está únicamente en mí, y esa persona no puede hacer nada para que yo deje de pensar que el otro es un estúpido por ejemplo.

--También esta la importancia de la amistad, ¿no?
--Sí, amigos que le acompañaron buenamente en todo momento, y es curioso que ellos tuvieron que disfrazarse para que el propio Don Quijote los reconociera. Ellos no le abandonaron nunca, y le siguieron, de hecho “El caballero de la blanca luna”, era uno de su pueblo que va a salvarle, de manera que eran amigos tan piadosos que intentaron por todos los medios llevarlo al lugar de origen para que volviera a ser quien era.

No hay comentarios: