domingo, febrero 10, 2013

SIERRA LEONA, LO PEOR Y LO MEJOR DEL SER HUMANO

"No sabemos quién descubrió el agua, pero sabemos que no fueron los peces." Marshall Mc Luhan. ¿Te has dado cuenta del sistema en que vives?





Los “niños soldados” representan una de las aberraciones de la guerra de los últimos tiempos. Solo el esfuerzo de unos pocos aporta la esperanza en resolver el caso de miles de niños en Sierra Leona. Este reportaje explica la situación de estos niños en la actualidad, basado en declaraciones hechas a EFE Reportajes del sacerdote Chema Caballero, creador de una de las instituciones que más ha ayudado a los niños de Sierra Leona, y del periodista Gervasio Sánchez fotógrafo de guerra, testigo de primera línea de los acontecimientos y autor de “Salvar a los niños soldados”
 Chema Caballero y Gervasio Sánchez

Apagada por el estruendo de la información de Occidente, los conflictos africanos han pasado desapercibidos para el gran público. El mundo entero se ha enterado del conflicto de los Balcanes, pero poco se ha dicho de lo ocurrido en Ruanda y Burundi, o en Sierra Leona, en que mercenarios profesionales implementaron el uso de niños para la guerra, y niñas para la prostitución y satisfacción de perversiones. ¿Qué información es importante? ¿Qué es lo realmente relevante para la cultura Occidental? Son preguntas que hay que hacerse al ver como se ha olvidado, un trance que ha rayado en la tragedia universal.

 A pesar de ello, algunos protagonistas de esta historia han conseguido superar lo que sería un futuro horrendo, gracias a la intervención de personas como Chema Caballero, misionero javeriano, que acometió la empresa de instalar un centro de reinserción social para niños soldados cerca de Freetown, en lo que fue un antiguo hotel y que acabó por dar nombre a la misión de “Saint Michael”. Los progresos de esta empresa de gran dificultad, que requería no pocas dosis de paciencia y delicadeza, han sido registrados por el periodista de guerra Gervasio Sánchez, en su libro “Salvar a los niños soldados”, documentando la ayuda a más de 3 mil niños.

Los problemas de corrupción en países del llamados del Tercer Mundo, son en general endémicos. Casi siempre comienza por las lisonjas de grandes empresas interesadas en la riqueza del país y acaba degenerando en pugnas abiertas por el control del bien. Cualquiera que piense que el progreso se defiende solo cae en un grave error, generalmente los problemas de la corrupción se agudizan hasta destruir el tejido social y llevar a los propios pueblos al colapso del hambre, la miseria, el analfabetismo, etcétera.  El caso de Sierra Leona no es una excepción a este problema, muy por el contrario las luchas por el control de los yacimientos de diamantes y el petróleo, han convertido a un país potencialmente próspero en un centro del horror y de la miseria.

SIERRA LEONA

El conflicto comenzó en Enero de 1999, la guerrilla lanzó una gran ofensiva contra la ciudad de Freetown, murieron 7000 personas, y un millar sufrieron amputaciones horribles. Esto produjo 1 millón de personas desplazadas.  El ataque formaba parte de un rebrote conflictivo de un problema que había nacido hacía ocho años. Hubo escaso interés por Sierra Leona y en el caso de Estados Unidos en el momento en que comenzaron las matanzas, la opinión pública mundial estaba centrada exclusivamente en el caso de los devaneos amorosos de Bill Clinton y la famosa becaria.

En el 2002 se firma la paz en Sierra Leona, y ese año salen todos los niños de las manos rebeldes hacia la vida civil, algunos se quedaron para luchar al lado de sus comandantes, de hecho parte de esos niños están en Costa de Marfil o en Liberia. Al final se contabilizaron 6845 niños soldados, que fueron secuestrados, sometidos a un brutal entrenamiento y lavado de cerebro, con la utilización de drogas y alcohol, y obligados a matar a miembros de su propia familia como muestra de valentía y lealtad al grupo. ¿Sabe un niño de ocho años lo que es el bien o el mal? ¿La comunidad internacional se habría ocupado de ellos con diligencia si hubiesen sido blancos?



LA INFORMACIÓN

“En el caso del problema de Sierra Leona, el tratamiento de la prensa fue superficial. Se vivió un momento crítico, en cuanto a la cobertura de los conflictos armados. Existen guerras mediáticas, y guerras olvidadas. A las mediáticas se les da cobertura de cuando en cuando, y a las olvidadas nunca. De cualquier manera a lo que no se le da casi nunca cobertura, es a las posguerras. Las posguerras son tan duras y brutales como las guerras, los males que deja la guerra son brutales. Las guerras dejan una serie de problemas endémicos que no tienen salida”. Aseguró Gervasio Sánchez periodista de guerra.

Las guerras actuales tienen causas claras y definidas, ninguna obedece a conflictos étnicos, religiosos o como dicen algunos diarios, “guerra entre negros”. En realidad son dirigidas por las industrias armamentísticas, e intereses económicos bien definidos. Lo triste es que existen conflictos que están al borde de la explosión, como lo es el caso de Nigeria, un país con 120 millones de habitantes con una gran cantidad de problemas a pesar de sus riquezas, y que podría estallar socialmente en cualquier momento.

Existen muchos reportajes inventados sobre niños soldados, hechos con retazos o basados en declaraciones de algunos de ellos sacadas de contexto, y sin ningún tipo de análisis. Ese tipo de reportajes se pueden hacer solo con dos días de presencia en el lugar. Sin embargo, la verdad es que los chicos tienen otras cosas en la mente cuando ven a un periodista. Es muy difícil que un niño soldado cuente la verdadera historia de lo que ha hecho o contado a un periodista o a cualquier extraño.

 Las declaraciones obtenidas por Gervasio Sánchez se consiguieron en un clima de confianza propiciado por Chema Caballero, en general los niños cuentan una historia que se acaba de inventar, cuentan atrocidades que no cometieron, diciendo que habían comido carne humana porque competían con sus compañeros bajo el síndrome de “Rambo”, a ver quién había hecho lo peor. Pero, finalmente y bajo un clima de confianza aparece la verdad, aunque es realmente muy difícil que esto se ventile; sobre todo las niñas que han sido obligadas a prostituirse. Hay incluso algunas que no han sido capaces de hablar de lo ocurrido jamás.  Resulta imposible poder contar una historia verdadera sobre lo que ocurre en Sierra Leona, en un período de dos semanas como hacen muchos reporteros.

“SAINT MICHAEL” LO MEJOR DEL SER HUMANO

Es importante recalcar el caso del Padre Chema Caballero, un individuo que ha desarrollado un trabajo de “cura” y reinserción en la sociedad de los niños soldados. A través del proyecto de Chema Caballero, se ha conseguido sensibilizar a la sociedad de Sierra Leona, conseguir que acepten que el perdón de estos niños forma parte de una apuesta a futuro, y sobre todo que comprendan que ellos son víctimas de un mal mayor. Los niños son secuestrados con muy poca edad, a los ocho años más o menos, y entran en un programa de lavado de cerebro que acaba por convertirlos en una máquina de matar. 

El programa acaba siendo un modelo de integración social, si se compara con países latinoamericanos como El Salvador y Guatemala, donde los procesos de paz han sido modélicos pero no se han tomado medidas respecto a los jóvenes, lo que ha generado que existan bandas callejeras que se dedican a la delincuencia y a la destrucción porque no existe un proceso que los integre a la sociedad.

En el proyecto que lleva adelante el hermano Chema Caballero, se ha conseguido documentar ante la presencia de Gervasio Sánchez, situaciones como la vuelta al hogar materno de algunos ex niños soldados, siendo perdonados por sus familiares, toda vez que una de las partes del “adiestramiento” para matar, consistía en regresar al hogar y aniquilar a uno de los familiares directos, el padre o la madre. El periodista también documentó la petición de mano, por parte de un ex niño soldado a una chica que había sido esclava sexual o el nacimiento de una niña a la que le pusieron el nombre de una misionera secuestrada por el propio chico, a pesar de que había contribuido a la rehabilitación de uno de ellos.

Cerca de Freetown en Sierra Leona, el hotel donde Chema Caballero tiene su lugar, fue receptor durante cierto tiempo de medios de comunicación en busca de noticias, pero tuvo que echarlos, en especial a los de la CNN, porque no respetaban el proceso en el que estaban implicados los niños. Llegó incluso a encontrar a uno de los periodistas de la cadena estadounidense, preguntándole a una niña ex esclava sexual, cuantas veces había sido violada y con cuantos hombres se había acostado, cuando la niña estaba en pleno proceso de rehabilitación.

Precisamente por ese tipo de actos sin escrúpulos, y de falta de respeto a los niños, los apartó de la prensa. Para el religioso, los niños son muy vulnerables al protagonismo que da la prensa, y contaban cualquier cosa, incluso inducidos, solo por aparecer en cámara, y permitió al periodista Gervasio Sánchez acercarse, porque el días que fue a buscar información, lo encontró enseñándoles a cantar rumbas a la orilla de la playa. Para Chema, no solo es importante la historia de la crueldad, sino contar que después, a pesar de las dificultades, han salido adelante, muchachos que han encontrado trabajo, y chicas que han dejado la prostitución.

Hay casos de niñas que no han dejado de prostituirse, o de chicos que no se han adaptado, e incluso de algunos muchachos que han mentido y engañado a los instructores, haciéndoles creer que fueron  niños soldados y era mentira, es decir, todo un paisaje humano de gente que avanza y va hacia adelante desde la niñez, y de muchachos que han sido integrados en sus núcleos familiares, y que incluso por haber aprendido un oficio pasan a ocupar un puesto relevante en su grupo.

El procedimiento que emplean después de entrar en contacto con cierta disciplina familiar, es el de enseñarles un oficio y luego ayudarles a encontrar un empleo y alquilar una habitación para independizarse. La visión de un Occidental como Chema Caballero, pasa por el trabajo directo, aceptando las formas culturales, rituales de iniciación, el Vudú, y todas las corrientes culturales y religiosas de los miembros de las diversas comunidades. La rehabilitación pasa por rechazar la guerra, ya que muchos siguen intentando captar a los chicos para que vuelvan a pelear.

LAS NIÑAS LO TIENEN MÁS DIFÍCL

En el caso particular de las niñas resulta más compleja la ayuda, algunas de las chicas que pasaron por Saint Michael, y que luego fueron reinsertadas en sus familias, cayeron en la prostitución. El trabajo de rehabilitación empieza cuando deciden contar realmente lo que les pasó y como llegaron a ser niños soldados, pero en el caso de las niñas, muy pocas veces han llegado a abrirse lo suficiente como para explicar la historia de humillaciones y vejaciones que padecieron. Esto trae como consecuencia una cierta contención, que hace que sea muy difícil su reintegración social. Se cree que un altísimo porcentaje de niñas debe haber muerto en la selva por el efecto de abusos y maltratos, y seguramente por haberse negado, ya que la vida de estos niños no valía nada en mano de sus captores.

Por eso muchas caen en la prostitución, ya que existe un gran número de soldados en Sierra Leona, explicarle a una chica que ir al colegio y aprender un oficio es mejor que los cien dólares que ganan en una noche, es algo muy difícil. Lo positivo de la sociedad sierraleonesa, es que no existe el concepto de orfandad, al contrario, los niños que pierden a un padre biológico son asumidos por los demás hombres de la misma edad del clan. En la actualidad hay muchos orfanatos en Sierra Leona, y muchos están vacíos, porque los niños están acogidos en sus familias.

 La parte más difícil ha sido la del perdón, los familiares los llevan al bosque para hacer rituales de purificación, y mientras les lavan el sacrilegio de la muerte, ya que al manchar el suelo con sangre ajena, ofenden la Madre Tierra, vuelven a ser aceptados en las familias donde inconscientemente han hecho daño, y aunque no en todos los casos han tenido esa suerte, casi todas las familias han comprendido que el perdón es el mejor camino para el futuro de Sierra Leona.

No hay comentarios: