miércoles, febrero 13, 2013

¿Qué pasaría si el dinero no fuese el objetivo central de tu vida?

"No sabemos quién descubrió el agua, pero sabemos que no fueron los peces." Marshall Mc Luhan. ¿Te has dado cuenta del sistema en que vives?

Me encontré con estos clips porque un amigo los colgó en Facebook. Cuando el centro de nuestra existencia es el dinero, el beneficio y el poder en sus diferentes opciones, un poder para protegerse o un poder para poseerlo, nuestra vida se torna en una duna extraña, imprecisa. Una cárcel que convierte a quien obedece esta regla en un prisionero de sus deseos para siempre.




Servimos como esclavos al sistema para entrar en el esquema productivo, si tenemos hijos nos esclavizamos por ese recurso, si tenemos sueños nos eclavizamos por ello. La excusa es decir que el sistema funciona así, que la realidad se estructura de esta manera pero no es cierto.  La consecuencia directa es que invertirás toda tu energía haciendo algo que generalmente no te gusta a cambio de un dinero que jamás será suficiente para pagar por aquello a lo que renuncias.

Los elementos que interactúan en nuestra vida, todos ellos conforman un sistema. Para que un sistema basado en el bienestar común funcione, un bienestar que gire en torno a las personas solo hace falta contemplar los elementos del sistema que imposibilitan esa felicidad. Verás que en realidad todo depende del propósito. En este sistema de interrelaciones que vivimos el propósito es el beneficio y el poder. Sí. De ahí que ganar, tener, alcanzar el poder te garantizarán cierto nivel de seguridad que en otras circunstancias serías incapaz de tener. Pero...

La humanidad hoy por hoy no solo tiene un alto de conocimientos, tiene también un elevadísimo nivel tecnológico que le permite establecer una relación delicada con el ecosistema, generar bienestar para todas las personas y garantizar un desarrollo sostenible, equilibrado y que aporte felicidad. Para ello solo hace falta modificar las relaciones del sistema.



Así pues, hoy ya sabemos coordinar actividades sin necesidad de un líder supremo, también podemos desarrollar proyectos sin que sean impulsados por el dinero, solo necesitas conocimiento y capacidad de crear hardware y software aplicado al bienestar.

Puedes librarte de una enorme cantidad de horas de trabajo redundante gracias a las máquinas, puedes dedicarte a crear, diseñar, pensar, profundizar, comprender, jugar y ser feliz. Pero ya sabes. Todo depende de ti y de tu capacidad de decir ¡Basta!  No te metas en una organización política con jerarquías, busca asociaciones horizontales que te permitan hacer valer tu voz en base a tus razonamientos y no en base al poder. En fin, no te doy la chapa, solo te pregunto ¿Qué quieres hacer?



No hay comentarios: