martes, febrero 12, 2013

Marco Maggi, El mundo se comprende gracias a la lentitud.





"No sabemos quién descubrió el agua, pero sabemos que no fueron los peces." Marshall Mc Luhan. ¿Te has dado cuenta del sistema en que vives?



El artista plástico Marco Maggi (Uruguay 1957), redimensiona la realidad reduciendo las cosas a la talla de la lentitud. Con un espacio ganado a pulso en el circuito de galerías, bienales y exposiciones, el artista centra su trabajo en creaciones que incluyan la percepción de conjunto desde lo alto, como quien ve una ciudad de noche, y al mismo tiempo se puedan ver las partículas de esa misma arquitectura. Desde su punto de vista, la velocidad de los acontecimientos requieren de una necesaria desaceleración para mejorar la percepción de lo que ocurre, para él está claro que estamos desinformados porque todo va muy rápido.

¿Con qué elementos desarrolla su obra?

Yo trabajo con materiales cotidianos, manzanas, hojas, rollos de papel de aluminio, cerámica, y a partir de ahí intervengo estos elementos bien sea a lápiz, o con pequeñas cuchillas con las que desarrollo un universo con su propio lenguaje. En el caso de los materiales les doy una segunda oportunidad a materiales que normalmente van a la basura. Reciclo pues para convertirlas en arte.

¿Por qué esas pequeñísimas figuras en contextos tan uniformes?

La capacidad de focalizar es la base de la comprensión del elemento. Se trata de un trabajo lento para un observador lento. La idea es que el campo visual del observador, pertenezca a un área arqueológica en la cual descubrir la realidad.

Usted pone al espectador a descubrir un universo, pero, ¿Qué dice ese universo?

La obra le dice al espectador que él es grande (la parte fundamental del trabajo de Maggi es diminuta), que es delicado,  y que debe ser paciente en su comprensión de los hechos. Debe ser lento al observar para poder comprender, tanto si se trata de la unidad, como si se trata de la unidad a escala, como si hablamos de algo muy grande.

¿Relaciona usted esta propuesta con el fenómeno de la globalización?

Sí, de hecho se relaciona con la miopía sin gafas, es decir, acercarse a la realidad para verla bien... después de ochenta años de ideología totalitaria, solo nos puede salvar la observación. Se impone la necesidad de cambiar el espectáculo por la intimidad, el shock de la información contundente por la intimidad. Las máquinas son cada vez más rápidas, e impulsan cada vez más a la velocidad. Si la máquina es rápida, el hombre debe ser más rápido. Pero de lo que se trata es de vivir el arte lento.

¿Usted propone más observación con menos libertad de movimiento?

Lo que a mi me importa és el lenguaje, la arquitectura del lenguaje, como en el caso de las computadoras por dentro, o como las ciudades de noche. Se trata de impulsar otra forma de relacionarse con el objeto, con la realidad. Así, las estructuras visuales polisémicas, pequeñas como si fuesen nano elementos adquieren la misma relevancia que las grandes. Da igual si es grande o pequeño.

Si, pero, ¿dónde está el truco?

En lo que no hay libertad es en la aproximación al objeto, al protocolo. Si no se tiene tiempo, se confunde con una hoja en blanco, se pierde la información. Ahora en vez de hacer cursos para aprender a leer rápido, hay que hacer otros, para aprender a hacerlo despacio.

¿Se trata pues de inmovilizar al observador?

En parte sí, si él se detiene podrá relacionarse con las cosas pequeñas, es una invitación a tomarle simpatía a las cosas insignificantes. Desde los dos puntos de vista, desde lo trascendente hasta lo que no tiene significado.

¿Hay un camino de ida y vuelta entre la realidad elemental y lo pequeño?


Yo trabajo con fronteras, dicotomías. Creo elementos visuales que puedan ser vistos como micro y macro al mismo tiempo. Un chip es similar a una ciudad, la estructura de un átomo a los astros, en ese sentido hay incluso un juego de palabras que hace discurrir esa realidad. Micro soft (pequeño y blando), on macintoch appel. Tomado desde las manzanas de Nueva york. Así, yo grabo la manzana, la natural, la intervengo llenándola de tatuajes, muescas, líneas, lenguajes y luego ella evoluciona secándose, arrugándose, con sus cicatrices, sus tatuajes y sus escrituras, relacionándose por simbolismo con las marcas del mundo binario. También la obra, puede leerse como el scan disc que avanza y que en perspectiva puede verse como un plano aéreo de una ciudad dinámica.


¿Entonces también hay un afán de pasar de lo analógico a lo binario?

Hay una necesidad de un lenguaje de carácter binario, que tiene que ver con la economía de medios, todo el mundo puede reducirse a unos y ceros, ahí está la importancia del hecho, en que la idea es utilizar los mismos medios en cosas hechas a mano lentamente donde la edición ocurra con lentitud. Pero también en el que el espectador sea libre, dejando que observe lo que quiere y él sea el ser inteligente que obtenga sus propios resultados, a diferencia del video, en donde está todo hecho por una persona inteligente que somete al espectador a unas coordenadas establecidas, y a un lenguaje en el que solo él piensa. Es necesario proponer siempre la libertad total.


MARCO MAGGI, EXPOSICIONES INDIVIDUALES

 2003: Constructing and demolishing, Galería Cristinerose JB, Nueva York
Acid free, Galería Hosfelt, San Francisco, CA
Construir y demoler, Instituto de Cultura Iberoamericano, Montevideo
2002: Micro / Macro, DAN Galería, San Pablo
Hot Bed, Sala Uno, Roma
PreColumbian & Post Clintonian, Galería Sicardi, Houston
2001: BITnik, Galería Hosfelt, San Francisco, CA
Global Myopia, Museo Kemper, Kansas City, Missouri
2000: The Pencil Monologues, Galería 123 Watts, Nueva York
Hardware vs. Software, Galería Miller & Block Gallery, Boston
1999: From freezer to microwave, Galería Hosfelt, San Francisco, CA
1998: Techtonic, Galería 123 Watts, Nueva York

EXPOSICIONES COLECTIVAS

2003: IV Bienal del Mercosur, Porto Alegre, Brasil
ARCO´03, Dan Galería, Madrid
2002: XXV Bienal de San Pablo
Itinerancia del Mercosur, La Caixa, Brasilia
Europa / América: selección de la XXV Bienal de San Pablo, Museo de Arte Contemporáneo, Santiago de Chile
Yesteryears, Galería Hales, Londres
The Microwave, Galería Cristinerose JB, Nueva York
Maximun, Galería ICS, Nueva York
Acumulation, Clifford & Smith, Boston
Bienal de Buenos Aires
2001: By Hands: Pattern, Precision and Repetition in Contemporary Drawing, Museo de Arte de la Universidad de California, Long Beach
III Bienal del Mercosur, Porto Alegre, Brasil
The Armory Show, Galery Holly Solomon, Nueva York
ADAA the art show 2001, Gallery Holly Solomon, Nueva York
Stacks, Galería Joe, Filadelfia, PA
2000: Mapping, territory connections, Ane de Villepoix, París
micro, macro, mArco, Project Room, Arco´00, Madrid
Extraordinary reality, Museo Columbus, Ohio
Prints 2000, Bard College, Annadale on Hudson, Nueva York
Drawing on Tradition, Museo Fuller, Brockton, Massachusetts
From the inside out-landscapes reconsidered, Instituto de Arte Contemporáneo de San José, California
Horror Vacuui, Galería Mark Moore, Los Ángeles
Introducing..., Galería Joe, Filadelfia
1999: Microwave one, Galería 123 watts, Nueva York
Art 99, Feria de Arte Contemporáneo de Chicago, Galería Hosfelt, Chicago
New Space / New Work, Galería Hosfelt, San Francisco
Summer Voices, Galería Miller & Block, Boston
New Work: Drawing, Galería Hosfelt, San Francisco


https://www.google.es/search?q=marco+maggi&hl=es&tbo=u&tbm=isch&source=univ&sa=X&ei=oYgZUbWeFKmH0AWQ14C4Dw&sqi=2&ved=0CDIQsAQ&biw=1366&bih=640

No hay comentarios: