viernes, febrero 08, 2013

Fernando Sánchez Dragó, El Último Hippie

"No sabemos quién descubrió el agua, pero sabemos que no fueron los peces." Marshall Mc Luhan. ¿Te has dado cuenta del sistema en que vives?







Si la gente lleva una herida de pudor y decoro oculta, entonces este hombre es de los que levantan la costra. Fernando Sánchez Dragó (Madrid 1936), además de escritor lleva más de 25 años realizando programas culturales de televisión, actualmente lleva "Negro sobre blanco", dedicado a hacer entrevistas a personalidades de la cultura.
Su imagen es una de las más discutidas del panorama español, se le acusa de haberse subido al burro por la izquierda y haberse bajado por la derecha (después de haber apoyado al actual presidente de gobierno), posee el carisma y la suficiente capacidad de comunicación para no dejar a nadie indiferente. Viajero incansable, ha convertido sus anécdotas en material literario y por supuesto su propia búsqueda espiritual. Este es "el primer hippie español" (como a él le gusta decir), fugado de un arresto domiciliario en la época de Franco, comenzó su viaje hacia el Oriente de la India quemando carretera, su último libro "Cartas de Jesús al Papa", es una afrenta a la estructura de la iglesia, le duela a quien le duela.


¿Ese símbolo del Om que usted lleva en el pecho, es para asustar a la gente, decir que pertenece a un equipo de fútbol o lo lleva como una protección?

Esto es simplemente un testimonio, no es una protección. Yo tengo un reloj que tiene un laberinto detrás, lleva la fórmula de los alquimistas que dice en latín: "A lo oscuro por lo más oscuro, a lo desconocido por lo más desconocido", pero en un mundo como el actual es un detalle sin importancia. Sin embargo, a mí me gusta prestar testimonio para que el mundo se entere de que yo no soy cristiano, que yo no llevo una cruz y que para mi no significa nada, esto sí porque es más que un símbolo, es el canto del señor. Es una descripción de la trama secreta del universo.

¿A qué le tiene miedo?

Sólo les tengo miedo a las mujeres y a las motos, a las mujeres me subo si me dejan, y en las motos no me he subido nunca. Pero yo no le tengo miedo a nada, he sido valiente toda mi vida. En todo caso, en las iniciaciones lo primero que se vence es el miedo.
A poco que hayas transitado por el camino del conocimiento, lo primero que tienes que vencer es el miedo porque si no, no das un paso. Mucho más difícil es vencer el enemigo de la inteligencia y la lucidez, o el enemigo del poder, o vencer el cuarto enemigo que es la vejez, que es con el que lucho ahora. Hay dos tipos de personas que se manifiestan cuando ven fuego, hay quien huye del fuego y hay quien va hacia él para vencerlo. Krishnamurti decía: "haz lo que temes y el temor desaparecerá".

Usted dice que es un guerrero, que cree en la reencarnación igual que el general norteamericano Patton. ¿Es usted un mercenario?

El guerrero es a veces un mercenario. Incluso mi modelo es el guerrero ibérico, te confesaré que tengo una novela que espero escribir pronto, que es una traslación de la Bagavad Gita a la última noche del Cid antes de conquistar Valencia.
La situación es muy parecida, antes de enfrentarse en esa guerra evocada por el Majaraya Ariura, frente a un ejército donde están sus primos, amigos, hermanos... titubea. Entonces Krisna, le enseña los misterios del universo, le dice que su deber de guerrero, su karma y su darma le obligan a entrar en batalla, y que no se preocupe porque no matará nada. Le dice que lo que existe no puede dejar de existir. Y ahí nace el yoga y el evangelio del hinduismo la Gita. En fin, yo soy un guerrero, salvando las distancias, ibérico porque no soy hindú. Quiero decir que El Cid, también fue un mercenario que trabajó a los servicios de varios reyes.
Yo cuando escribo un libro, vendo los derechos de autor, pero eso no me convierte en un escritor mercenario. El trabajo del guerrero puede ser pagado o no pagado, estés al servicio de lo que crees que es la verdad. De todas maneras ¿De quien sería yo mercenario para que me haga esas pregunta?

Me refiero a su apoyo a Aznar, después de un pasado comunista y luego anarquista.

Perdona, en la entrevista con Aznar, triplicó el programa, subimos a casi un 14 por ciento. El 90 por ciento de comentarios fue entusiasta. Hubo ese pequeño grupito, no voy a decir quienes son, que querían meterse con Aznar y con alguien que como yo apoyó en su momento a Aznar.
La entrevista que yo le hice a Aznar, fue amable, bondadosa; yo no preparo encerronas, yo soy cortés, yo soy gentil; y te digo que Aznar no sabía ninguna de las preguntas. Además le voy a hacer una entrevista a Zapatero (candidato del PSOE), y otra al príncipe si se deja. Creo que eso es bueno para el espectador, porque estas son personas que están mandando sobre ellos y tienen influencia en sus vidas.

¿Qué le dice Fernando al Papa?

Bueno, hay tres mimbres que se trenzan. Uno es la vida de Jesús; Jesús cuenta su vida en primera persona, sobre todo sus años de vida oculta.
El libro es discutible, puede parecer fantasía, pero ten en cuenta que los cristianos han hecho mucho la imitatio cristi, la imitación de Cristo. En mi libro hay un apoyo documental que me permite decir, que mi hipótesis sobre la vida de Jesús podrá ser fantástica, pero no menos fantásticas de lo que nos han contado.
Hay otra parte, en la que formulo una serie de acusaciones al Papa, convirtiéndolo en el culpable de lo que es el mundo, porque al fin y al cabo la historia del mundo es la historia del judeo- cristianismo.
Pero hay una última parte que está muy documentada, en la que demuestro que todo lo que hay en el evangelio es mentira, que todos son textos manipulados.

¿Cuál es la visión que usted tiene del camino espiritual, de la religión?

Bueno hay religiones exotéricas o míticas y las religiones esotéricas o místicas. A mi solo me interesan las esotéricas o místicas. Lo demás son patrañas, supersticiones, gentes que se agarran a la protección de un amuleto y cosas así.
A mi no me interesa que vengan y me cuenten que Moisés atravesó el mar rojo o que Jesús resucitó en la cruz. Yo no soy un hombre de fe, soy un hombre de conocimiento.
En cambio el místico tiene una serie de particularidades; a través de una serie de procedimientos, la meditación, el ayuno, la soledad, determinadas sustancias, situaciones límites, convierte su propia conciencia en un laboratorio que estudia con el mismo rigor que un científico. Y en ese sentido todos los místicos en cualquier parte del mundo dicen siempre lo mismo.

Cree usted que hay un nuevo Boom de escritores latinoamericanos o cree que está muriendo el género de la novela?

No, no lo habrá, ni lo va a haber, no es que se nos mueran los grandes escritores como Jorge Amado, es que se muere la literatura, realmente ya no tiene mucho sentido; por una razón muy sencilla, ya no hay lectores; quedan los que aprendimos, pero jóvenes ya no. Los pedagogos han demostrado que los niños que empiezan viendo la televisión ya no aprende a leer, es decir, aprende técnicamente pero no a remontarse a la semántica de las palabras y mucho menos a los tropos.

¿Se nos mueren los escritores? Se nos mueren los lectores. A parte de eso, la novela ha muerto, la novela está agotada. La novela es un modo de expresión de sociedades en gestación. De sociedades épicas.

En un mundo como lo es el occidental, porque en África apenas se escriben novelas. En el mundo occidental las sociedades están sedimentadas, entonces no hay ese proceso épico que produce en América latina el llamado Boom. Porque todavía están en gestación.

No es una casualidad que se produjera el Boom, tampoco es una casualidad que la mejor novela, en mi opinión, que se está escribiendo en estos momentos en el mundo es la japonesa, la china y la india, desde Arumbati Roy hasta Gao Xingjian. Hasta otros escritores japoneses. Sociedades en gestación a la manera occidental.
Además, el estado del bienestar y la novela no son compatibles, para escribir una novela hay que pasarlas putas, hay que ir a los burdeles, hay que bajar a los infiernos, hay que curtirse y los novelistas de ahora son funcionarios del Estados mantenidos por la sopa boba, será bueno para sus vidas pero para la novela es fatal.

Usted mira hacia oriente, si mira hacia América latina ¿Dónde ve los puentes de unión entre España y América latina?

Yo creo que existe una consanguinidad que no se puede eliminar entre los pueblos. Todos los que emigraron hacia América latina fueron absorbidos, y creo que eso es indisoluble. Porque los políticos pasan, pero los pueblos no. Pero, para que exista una relación entre dos cosas, tienen que existir las dos cosas, y es que España no existe. Desde que acepta integrarse a la Unión Europea, significa volverle la espalda a Hispanoamérica, África, y al Mediterráneo que son los destinos naturales de España. A partir de ahí España se convierte Expaña, porque uniéndose a una sociedad mercantil como es la Unión Europea, porque no nos engañemos, no es más ni menos que eso, digo que a partir de eso España pierde su identidad.

Además se construye el invento de la filosofía Europea, la España en la que yo nací, era un lugar con sus contradicciones, sus excesos, pero era un país con personalidad, ahora no, nos atomizamos hacia la nada. Espero sinceramente que en América latina no pase eso.

Fernando, ha viajado por todo el Oriente hasta Japón, uno de sus viajes fue realizado en un Wolkswagen escarabajo, atravesó estepas, selvas, países enteros, buscando absorbiéndolo todo, fue capaz de cruzar el desierto creando una anécdota culpable. Cientos de kilómetros bajo el sol llevando consigo una enorme pata de jamón curado, sin agua.




PERFIL DE FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ

Fernando Sánchez Dragó nació en Madrid en 1936, se licenció en Filología románica en 1959, en Lenguas modernas, sección italiano en 1962. Ha sido profesor de Lengua, Literatura e Historia de España en las universidades de diversos países como Japón, Senegal, Marruecos y Kenia.

En 1954 fundó la revista Aldebarán; entre 1964 y 67 fue colaborador de la RAI (Radio y televisión italianas), entre 1967 y 68 trabajó en la televisión japonesa en la que volvió a colaborar entre 1975 y 76. Columnista de la revista "Cambio 16" y "Época", presentador de diversos programas de Televisión Española como "Encuentros con las Letras" entre 1981 y 86, "Biblioteca Nacional" entre 1982 y 83, "Tauromaquia" entre 1980 y 83, "El mundo por Montera" entre 1989 y 98. Desde 1998 dirige "Negro sobre Blanco"

Tiene en su haber las siguientes distinciones:
Premio Nacional de Literatura en 1979 por "Gárgoris y Habidis", Ondas en 1988 por "El mundo por montera", Planeta en 1992 por "La prueba del laberinto" y el Premio Nacional al fomento de la lectura a través de los medios de comunicación 1994.

Ha escrito Gárgoris y Habidis (1978), "La España Mágica" (1983), "El Dorado (1984), "Ideas para una política cultural nueva " (1984), "Las fuentes del Nilo" (1986), "Volapié: Toros y Tauromaquia" (1987), "El Dorado (1984), "Finisterre, del priscilianismo al liberalismo" (1987), "El camino del corazón" (1990), "La dragontea: Diario de un correo" (1992), "La prueba del laberinto" (1992), "Discurso numantino" (1995), "La del alba sería la primera entrega de cuentos invisibles" (1996), "Diccionario de la España mágica", con la colaboración de A. Ruiz de la Vega (1997), "El camino hacia Ítaca" (1998), "Historia del camino de Santiago" (1999), "Cartas de Jesús al Papa" (2001).

Dirigió en el verano de este año el curso de la Universidad Complutense de Madrid; "Los sabios, un estilo de vida". Al abrir el debate arrancó con una lista de más de 140 consejos y salvo los obvios a nadie le gustó ninguno.
Editorial

''Negro Sobre Blanco'' lleva ya más de 200 programas en el espacio que ocupa los domingos en La Primera de Televisión Española, su presentador Fernando Sánchez Dragó es uno de los personajes más incómodos del panorama intelectual del país. Pero ahí queda con diversos nombres en el tiempo su programa de libros que no deja a nadie indiferente...


Fernando Sánchez Dragó, licenciado en Filología Románica y en Lenguas Modernas, ha sido profesor de Lengua, Literatura e Historia de España en las Universidades de diversos países como Japón, Senegal, Marruecos y Kenia. Su quehacer artístico ha estado relacionado frecuentemente con su actividad en medios de comunicación, tanto escritos como audiovisuales. Colabora habitualmente en programas de radio y televisión. Desde mayo de 2001 dirige el Colegio de España en París. Obtuvo el Premio Nacional de Literatura en 1979 por su monumental Gárgoris y Habidis. Una historia mágica de España, intento de respuesta al enigma nacional, que fue continuada muchos años después con Discursos numantinos (1995), sobre castizos e ilustrados en el siglo XVIII. Ha publicado narraciones, como Eldorado (1984) y Las fuentes del Nilo (1986); novelas, El camino del corazón (1990), con una fuerte carga autobiográfica, y La prueba del laberinto (Premio Planeta 1992), narración casi de aventuras y pasiones religiosas en busca de Jesús; ensayos, La España mágica (1983), Ideas para una nueva política cultural (1984), Finisterre (1984), Doble salto sin red y Volapié (Toros y Tauromaquia); y memorias, como La del alba sería (1996). La obra El camino hacia Ítaca (1998) recoge sus artículos de prensa publicados de 1994 a 1997. En el ensayo Carta de Jesús al Papa (2001) el autor cuenta lo que Jesús le diría en estos días a Juan Pablo II. Su publicación, El sendero de la mano izquierda (2002), recoge 181 principios en los que el autor resume su propia guía espiritual y su filosofía.  


No hay comentarios: