sábado, enero 26, 2013

MODA ADLIBITUM

No sabemos quién descubrió el agua, pero sabemos que no fueron los peces Marshall Mc Luhan. ¿Te has dado cuenta del sistema en que vives?

Serie de reportajes antiguos.

http://www.diariodelaltoaragon.com/NoticiasImprimir.aspx?Id=544280


MODA



La moda Adlib proyectada al siglo XXI


Se ha hecho patente la transformación en las propuestas para la primavera – verano de 2006 de la moda Adlib. Sin dejar de mantener el lenguaje fresco y renovado de las representaciones propias de la moda ibicenca, los diseñadores de este año han conseguido introducir con elegancia propuestas que se igualan a las últimas tendencias de la alta costura universal.


















Da la impresión de que por la marca Adlib no pasa el tiempo. Incluso siempre se ha tenido la idea de que la moda ibicenca es solo una reiteración del lenguaje heredado por los hippies de los setenta y esa suerte de mezcla entre su lenguaje y los trajes folclóricos tradicionales. Sin embargo este año, se ha producido una sutil transformación que ha hecho que los nuevos diseños se unan al colorido y la audacia de las propuestas más aventajadas del mundo de la moda.



















Piluca Bayarri y Tres Ibiza deslumbraron al público con sus propuestas en trajes de baño, dando con sus colores cercanos a la tierra la visión salvaje necesaria para identificarse con la isla, con el añadido de la altura en sus diseños. Por supuesto, el blanco fue el color preponderante, aunque acabó por ceder un espacio amplio a múltiples colores unidos a tejidos vaporosos y crudos.




















Los jóvenes creadores de la “Escola d’Arts” apostaron por cortes muy arriesgados e irregulares, materiales sorprendentes que chocaban diametralmente con el estilo ibicenco pero sin llegar a ofenderlo, estampados de leopardo o un vestido de novia corto con un trasgresor color negro. Bayarri se comprometió con el estilo étnico y utilizó abundantemente cristales swaroski. Tal vez un tanto incómodo a la hora de utilizarlos en donde realmente destacan, en la playa. Por el contrario, “Tres Ibiza” se identificó con el negro, sin dejar el blanco del todo, viajando en un leve safari hacia una visión norteafricana, arremetiendo con audacia en la propuesta de trajes de baño.










LOS NIÑOS TAMBIÉN SON IMPORTANTE.


Moleke dedicó toda la colección a los niños insistiendo en el naranja como compañero del blanco y “Modas M & C” hizo lo propio sin desprenderse de su propuesta infantil totalmente ibicenca, seguramente más Adlib y tradicional que el resto pero igualmente impresionante. Blanco, muy blanco y muchos volantes con extremos puntillados.

Juanita Díaz fue la primera en pintar de colores la pasarela. Malva y coral para vestidos con tirantes atados sobre los hombros, largos y con mangas y otros al más puro estilo estampa campestre. Negro y blanco para pantalones amplios al tobillo con flores bordadas. Pero el diseño que más gustó de la diseñadora fue el último que apareció sobre la pasarela y que muchos imaginarían vistiendo al hada del pan de azúcar de Tchaikovski. Tul negro con hilos dorados y detalles en verde y rojo.







INCURSIÓN EN EL FLAMENCO.



Juanita Díaz rompió el lenguaje general haciendo una propuesta más española que la propia de Ibiza, los volados y colores fuertes al estilo andaluz. La colección fue presentada como “la síntesis de una Eivissa espléndida”, mostró faldas largas negras y blancas estampadas con brillos y transparentes, sin que faltaran los vestidos rojos y uno negro lucido por la top model Laura Sánchez con rosas rojas estampadas en la falda y un escote verde sobre un sugerente pecho transparente.

La diseñadora Beatrice San Francisco se decantó por faldas, tops y bermudas de hilo tejido en colores rojos, marrones, verdes y grises, y presentó moda masculina con faldas y pantalones del mismo material. La diseñadora trajo de vuelta al público la mirada sobre la isla con colores terrosos hundidos en un lenguaje tribal.





















Kassia Kerem formó parte de su desfile de vestidos blancos estampados en colores que fueron mostrados mientras ella misma pintaba flores en el vestido de una modelo. Su colección se lucía con sugerentes escotes y faldas cortas y largas.




Charo Ruiz fue fiel al blanco y demostró que el algodón también puede tener glamour con el diseño. Marta Raffo, con su firma Morocha, presentó sus diseños de algodón pintados pensados para la mujer joven. La pasarela fue clausurada por Toni Bonet para la casa Bianca con vestidos barrocos en blancos y rojos. Los podencos, simpáticos y esqueléticos galgos procedentes de Ibiza, quienes viven en la isla desde la época de los romanos, aportaron con su delgadez y su nervio mayor esbeltez a las modelos que conquistaron con su estilo y altura a la pasarela.


EL DETALLE



En esta ocasión no hubo pechos al aire ni muestras exageradas de sexualidad, la discreción elegante fue el componente principal de la muestra, sin embargo cabe mencionar el caso de Luciana Aversa. La diseñadora abrió su colección con una modelo con la cara tapada y con una tela blanca en su espalda con la frase «El corazón humano está helado. Más amor menos odio», que recordaba al polémico desfile de David Delfín en el que todas sus modelos aparecían con la cara cubierta.
Todos los diseñadores fueron abordando un espacio virtual a través sus propuestas. Kassia Keren, Mama-Ibiza, Charo Ruiz, Marta Raffo y Toni Bonet. Así pudieron verse rostros como los de Arantxa Santamaría,  Almudena Fernández, Mireia Verdú. Marta Romero o María José Suárez, entre otras destacadas modelos de alta pasarela.





No hay comentarios: