martes, enero 29, 2013

Ángeles Irisarri

"No sabemos quién descubrió el agua, pero sabemos que no fueron los peces." Marshall Mc Luhan.



Ángeles Irisarri: “El progreso de la sociedad comenzó a finales del XIX, antes todo era oscuridad”.

“Romance de Ciego”, una novela que recrea la antesala de los tiempos que corren a finales del siglo XIX, ha sido la ganadora del premio de novela histórica Alfonso X el sabio. Ángeles Irisarri (Zaragoza, España 1947), ha recreado con precisión un tiempo en donde los primeros teléfonos generaban una desconfianza casi metafísica. ¿Quién es el dueño de esa voz espectral que sale de uno de los primeros quince teléfonos de la ciudad?

 La llegada del tren, el telégrafo, las modas, la gran abundancia de revistas, semanarios y diarios diversos que señalaban la explosión de una época de múltiples opiniones,  de pensamientos y aun así, con una natural resistencia a separarse de las tradiciones antiguas. Ángeles insiste en retratar a mujeres, personajes centrales de casi todas sus obras, retratadas con naturalidad y un realismo que las desnuda del cliché de feminidad típico para ponerlas en su verdadero papel en la época, difícil por un lado, pero mucho más relevante de lo que parece por otro. Ángeles Irisarri habla a EFE Reportajes de su novela, la ganadora, “Romance de ciego”.

-- En usted es ya una tradición escribir novelas históricas, ¿le interesa revisar la historia a través de las novelas?
-- No, en realidad no. Cuando era bastante más joven escribía mucho, lo dejé por un tiempo y lo retomé en el año 82. Escribía novela actual y llamé a mil puertas pero en todas me las rechazaban. Así que realmente empecé a escribir novelas históricas por necesidad. Todavía tengo manuscritos en los cajones de aquella época. Así que como había estudiado historia y estaba de moda me dediqué a escribir novela histórica.

Finalmente encontré editoriales que tenían la cuestión de la distribución solucionada y empecé a darme a conocer. Así que dado que la novela histórica seguía de moda y empecé a tener bastantes lectores, aunque debo admitir que primero tuve lectoras, porque siempre me ha gustado escribir sobre mujeres ya que se ha escrito bastante poco sobre nosotras, me pareció que ese era el filón o la línea por la que debía seguir. Feliz pues de que se me haya dado este premio a la novela histórica Alfonso X el sabio, porque supone que he encontrado una cierta calidad en mi trabajo.

-- “Romance de Ciego” es un libro extenso, ¿considera que ha escrito todo lo que tenía que decir?.
-- No, claro que no, simplemente escribo mucho. Es verdad que esta novela tiene más de 600 páginas, pero lo que realmente me supuso un compromiso fue abordar el período histórico de finales del XIX y principios del XX. A mi me gusta eso de “será bueno si es más difícil todavía” pero es verdad que sabía bastante poco. Sabía lo que estaba en los libros de historia, que como está al final de los libros siempre ocurre que a final de curso no llegas.  He tenido que estudiar muchísimo más, una cosa exhaustiva que me ha llevado os años.

--¿Cómo ha definido el carácter de los personajes?
--Los personajes me llegaron a casa, fueron a visitarme un día de insomnio en que no hacía nada. Llamaron a mi puerta después de un largo tiempo en que no escribía nada jugando a marcianitos en el ordenador. Y es verdad que pude colocarlos en cualquier época porque una vez que existían, el argumento me daba lo mismo. Opté por este período porque me pareció que allí estaban bien, y que su comportamiento se justificaría bien con los condicionamientos de la época.

¿Por qué Zaragoza y no otra ciudad?

 Elegí Zaragoza por que no había escrito nada sobre mi ciudad, y porque siempre oímos cosas de los abuelos y de las cosas del pasado. Recuerdo que mi abuela contaba que en Zaragoza sólo había 50 mil personas cuando ella llegó a esa ciudad. Que si la calle tal se llamaba de una manera y ahora de otra, y además con visión de futuro lo situé en la plaza de la Constitución que hoy es la Plaza España, y por supuesto, la casa que elegí es la de mi familia, de manera que los personajes que no han aparecido en esta novela puedan aparecer en otra. Está claro que la familia juega un papel importante. Ahí tengo a mi protagonista a Cósima y en el portal de al lado mi madre.

--¿Qué es lo más relevante para usted de este período?
--Pues el inicio del progreso. Todo lo que hoy entendemos por progreso a finales del XIX y principios del XX, antes de eso todo era oscuridad. Quiero decir que la revolución industrial empezó en esa época, aunque a España llegó un poco más tarde.  La familia que he elegido es una familia de banqueros. Había muchas bancas, no como ahora, sino una serie de pequeños establecimientos que se dedicaban a lo que se dedican hoy en día, pero por pequeñas familias, y que bien llevados podían dar mucho dinero.

 La llegada del ferrocarril y la generalización del mismo facilitó las comunicaciones, con el telégrafo lo mismo, y en el caso de los protagonistas de mi novela, a ellos les colocan uno de los primeros 15 teléfonos de la ciudad, cosa que supone una gran revolución, hasta el punto de que a las criadas les producía gran desconfianza escuchar una voz a través de un auricular. Igual ocurre con la llegada del automóvil, en aquella época había 7 automóviles matriculados. La descripción de los Úsares de Pavía, la fundición de mis familiares, de algunos vecinos del barrio, y de los antepasados de mis vecinos.

--¿Qué papel ocupan las mujeres en esta novela?

--Como siempre el más preponderante, aunque también hay hombres. La protagonista es el árbitro de la moda en Zaragoza, se gasta 2000 pesetas en un vestido, y qué vestido. Claro, todas las mujeres de la alta burguesía la copian, cuando ella usa vestidos color verde Nilo, o azul emperador. La prensa, la sociedad, todo, está retratado a través de los ojos de las mujeres. Luego están los criados que forman parte de la familia como un clan. También es cierto que el resto de los personajes son reales, como la fábrica de alpargatas de la calle de Callizo que era del abuelo de una amiga mía. Las amantes, porque en aquella época no se concebía a un caballero si no tenía a una querida, están completamente retratadas. Luego la novela está relacionada con la vida de Alfonso XIII, incluyendo aquel fatídico atentado.

--¿Por qué el título “Romance de ciego”?

--El título da una clave importante del trabajo, porque en aquella época era muy común que en cada esquina hubiera ciegos cantando romancillos. Así que la historia está contada por un ciego de una esquina, con lo que la novela tiene una fuerte influencia oral.

No hay comentarios: