lunes, junio 27, 2005

UN CABLE SOBRE EL DEBATE DE LA IDENTIDAD NACIONAL

BIENVENIDO A LA NAVE DE LOS LOCOS




Cada dicho popular tiene una respuesta contraria más perversa. Si decimos: “No se valora lo que se tiene hasta que se pierde”; también se podría contestar: “Que el mal sólo lo reconocemos, cuando hemos salido de él...” Así, los alemanes, austriacos, japoneses y otros miembros de nacionalidades que alguna vez ejercieron el poder a través del mal, revisan la responsabilidad histórica por la Segunda Guerra Mundial y la culpa.

Tomando momentos históricos concretos, los nuevos autores austriacos y alemanes, por ejemplo, revisan los acontecimientos del pasado de los practicantes del judaísmo, como un proceso que se repite en una suerte de farsa sin fin. Así, anuncian sin matices: “El infierno lo reconocemos sólo retrospectivamente. Después de la expulsión. Mientras nos abrasamos en él, hablamos de la patria.”

UN PUNTO DE VISTA

¿Qué significa la patria para un judío expulsado y condenado?, ¿qué relación hay entre ellos y la historia?, ¿qué correspondencia hay entre la conjura de la Inquisición y la crueldad intencionada del nazismo? Estas preguntas pululan sobre novelistas e historiadores que acaban acuchillando al lector desde el asalto premeditado, y mostrando finalmente la naturaleza de muchos supervivientes, que fueron rabinos, después delatores, más adelante nazis y por último, en la vergüenza de hallarse a salvo, judíos otra vez.

Resulta urgente reflexionar sobre ese proceso, en un momento en que las religiones monoteístas, el Islam, el judaísmo y el cristianismo, mantienen un duelo cuya actualidad amenaza permanentemente con hacer retroceder al mundo al tiempo de las cruzadas. Dejando como siempre la puerta de atrás de la historia, abierta para los camaleones y los supervivientes. Incluso se hace urgente revisar y cuestionar tesis tan radicales como las de Samuel Huntington y su “choque de culturas”.

MIRANDO AL PASADO CON OJO CRÍTICO

No hace falta escribir novelas históricas, sino revisar la Historia misma. Es por eso que no me gustan demasiado las novelas históricas, porque argumentan desde el presente sobre datos generalmente desconexos del pasado. Si realmente me interesa la época, me busco una novela de ficción contemporánea al momento que me interesa, y la leo paralelamente junto a otros libros de historia. Además para mí, las novelas históricas no son necesarias en estos tiempos de libertad. Ese género surgió como un recurso para decir otro tipo de cosas, en épocas de dictadura o regímenes totalitarios. Durante los nazis, se hicieron novelas históricas sobre el imperio romano, pero todos sabían que era un juego en el que se introducían contenidos contemporáneos, un juego sucio para darle legitimidad a Hitler o para quitársela.


Se hace necesario contestar preguntas, cuestiones sobre nuestra generación (ahora tengo 37 años), realizando una novela contemporánea. Primero con la gente que me es contemporánea, y luego, algo que viene a ser un tema de este momento y es el hecho de cómo tratamos la historia. Cada generación se socializa con una cuestión vital, es decir, cada generación tiene su propia pregunta a resolver.

Hay generaciones que han nacido con el mandato de cómo crear una nación, u otras generaciones que se han planteado cómo construir un futuro en el socialismo. Venezuela se plantea el reto de articularse como país, con un tejido social mejor estructurado, pero en un plano más global, a nivel mundial, nuestra generación se plantea la lucha contra la pobreza y una mirada sincera sobre la Historia de la Humanidad, que finalmente es la historia de la Infamia.

EL MANDATO DE CADA PAÍS

En nuestra generación encuentro un mandato muy claro en los países que han ejercido de verdugos en la historia. Se trata de averiguar cómo vivir con lo que ha sido el pasado reciente. Por un lado me dijeron de pequeño, ustedes tienen la obligación de no olvidar nunca determinados hechos. Eran cosas que no habíamos hecho, ni habíamos vivido. Y segundo, había que revisar las grandes catástrofes humanas del pasado, sobre todo el reciente; y orientarnos hacia el futuro elaborando un presente democrático, de cara a un futuro mucho mejor. Se nos educó sobre la doctrina del nacionalismo frente a la endeble identidad que teníamos como nación.
Al crecer, en más de un sentido descubrimos que la Historia aprendida estaba tergiversada. Que los datos eran erróneos y que servían para justificar políticas determinadas, pero que nada tenían que ver con la realidad. Así en la fundación de los Estados Nación, aquel que ejerce el poder busca un enemigo en el pasado o el presente para justificar sus políticas, y lo que empieza por ser una revisión del pasado termina por convertirse en una perversión política, en su caso más extremo, el Nacional socialismo de Hitler... Así que yo recuerde ahora mismo...


AQUÍ UN EJEMPLO


Cuando se produce el derrumbe del socialismo real a partir de 1989, con la caída del muro de Berlín, la disolución de la Unión Soviética, y posteriormente la desaparición de la antigua Yugoslavia, se produce un proceso de transformación. Y es a través de estos acontecimientos, cuando se crearon esas contradicciones internas, y empezaron a cuestionarse todas las construcciones históricas y sociales.

No sé en el resto de Europa, pero en Austria por ejemplo, hay una gran cantidad de políticos bien pensantes que dicen, que ¡nunca se debe olvidar lo que ha pasado!, ¡guardar la memoria para que las cosas no se vuelvan a repetir! ¡Sólo conociendo la historia podemos construir un futuro sensato!. Y eso porque Adolfo nació en ese país al que tanto daño le hizo...

¿EXISTE UNA VERDADERA MOTIVACIÓN DEL PROPIO INDIVIDUO PARA GENERAR LA HISTORIA?

En la actualidad sí que existe una conciencia histórica, y si no, al menos curiosidad por ella. Todos queremos saber de donde venimos, cuál es nuestro origen. Pero todo eso está lleno de contradicciones, porque, por ejemplo, a los austriacos se les dijo que no olvidaran jamás lo que había ocurrido con los nazis. Y a pesar de que no habían vivido ese pasado, tampoco se les contó nada de ello. Evidentemente los autores de lo que pasó no contaron nada porque no les interesaba que se supiera. Pero las víctimas también callaron, y a pesar de lo que se pueda decir, se silenciaron sobre todo por vergüenza. En Venezuela, se nos contó una versión de la Historia casi épica, que encubría el ejercicio de poder de las clases dominantes y como ellos mismos habían hecho daño al país preservando tácitamente sus sistemas de castas. ¿Qué enfoque tenemos en la actualidad de la Historia los venezolanos? No lo sé, la distancia no me permite saberlo...


UNA NOVELA DE FICCIÓN ES HASTA CIERTO PUNTO AUTOBIOGRÁFICA

Recalco el interés en la historia, pero particularmente me interesa contestarme las preguntas que uno le hace a esa historia. Qué tratamiento le damos. Qué sabemos realmente de la historia, hasta que punto es fiable lo que sabemos de la historia, o hasta donde abusamos o tergiversamos lo que supuestamente pensamos que sabemos del pasado. Pero más importante es, que efecto produce en el presente. Sobre qué partimos, sobre qué vamos...

En el caso de los judíos, no es la cuestión de la identidad judía lo que me interesa, sino un problema de la Edad Moderna en general. Algo que se remonta a principios de la Ilustración. Habrá que pensar en el Quijote y en ese momento en que Sancho Panza le dice al Quijote: “Sí, finaliza una época...” y él se refería a la época de los caballeros andantes. Ya no se puede vivir esa época, solo se puede narrar... En lo tocante a mi interés personal, nada puede ser escrito si no se ha vivido en parte aquello sobre lo que se escribe. Por eso una novela de ficción es hasta cierto punto autobiográfica.

¿NO SE CORRE EL PELIGRO DE MENTIR, O AL MENOS DE REINVENTAR LA HISTORIA?

Se miente siempre que se narra, la cuestión es si eso se hace de forma conciente o inconciente. Uno no puede hablar, escribir o decir nada que no haya pasado por la propia subjetividad, y de hecho cada persona recuerda las cosas de una forma distinta a cada acontecimiento. En una pareja, cada persona contará las cosas de una manera distinta. Las personas tienen múltiples intereses al mismo tiempo. Es muy raro que a un colectivo amplio le incumban las mismas cosas entre sí. Y en el caso de que eso sea así, suele ser por asuntos directamente económicos, por lo que acaban teniendo conflictos con otros colectivos o grupos sociales.

Mentiría si dijera que me encanta recolectar sellos de la comunidad europea o que estoy interesado en las directrices de subvenciones para la agricultura de la CEE. De hecho la realidad europea es así, se compone de muchos elementos, de muchas estructuras que no necesariamente son relevantes. Pero no estoy interesado en todos esos componentes, solo me interesa el todo, y como los distintos sistemas sociales interactúan y forman ese todo, bien sea la historia o la Comunidad Económica Europea, o nuestra breve historia patria, la de Venezuela.

Desde ahí vuelvo a la historia, porque es un elemento importante para ver como podemos llegar a la contemporaneidad que tenemos en este momento. El desarrollo de los acontecimientos hacia una época contemporánea, forma parte de la historia a su vez. Aquí la necesidad de mirar hacia América Latina nuevamente. Toda vez que Europa surge de la extinción del imperio romano y la conquista de América se produce por lo que podrían denominarse enormes provincias greco romanas. Portugal, España, Inglaterra, Holanda, Francia, incluso Alemania, a través de los Welsers Landen y de otras empresas migratorias y militares.

LOS PARADIGMAS EN LA HISTORIA

Esa visión sirve para demostrar como hemos llegado a tratar las cosas de una determinada manera. Lo interesante son los saltos de desarrollo, cómo en un momento dado, empiezan a ocurrir cosas, y sobre todo empiezan a hacerse cosas, totalmente distintas. Por otro lado, en la vida cotidiana cuando queremos saber algo, esperamos toda la información. Y si no es posible llegar a conocer todo lo que se desea saber, se espera al menos que lo que se sabe sea paradigmático para todo. Por eso me interesan los tipos paradigmáticos.

Son esos personajes que tienen algo ejemplar (tanto positivo como negativo), que los demás toman como referencia. Eso sirve para rechazar ese tipo de historias de mentidero y en la ficción de novelas idiosincrásicas, en las que a un tipo le falla el oído y no oye nada, a otro le falla el olfato y no huele, para luego compararlo o hacer paralelismos con lo que ocurre en la actualidad, o en un momento dado de la historia. En fin, eso contribuye a la confusión, con lo que no es interesante para nadie.


“LA HISTORIA SE REPITE COMO UNA FARSA”

La mayor de las felicidades que podemos vivir son estas cosas que nos ocurren en la vida diaria como si de farsas continuas se tratara. Si comparamos nuestra vida actual con las tragedias de nuestros padres, y sobre todo, de otras generaciones del pasado, no podemos más que reconocer con gratitud que tenemos un presente mejor. Salvo en Venezuela donde una generación entera de bastardos sumió al país en la pobreza, y robó, y según dicen, siguen robando a manos llenas, mientras proliferan los niños con desnutrición. Niños que no serán inteligentes porque han pasado hambre. Aun así, no hemos sufrido guerras, con lo que en general, en el mundo entero... Es preferible la tragicomedia, a veces triste, a veces fea, que la locura del hambre o la guerra. No es que las tragedias históricas se repitan como farsas, quiero decir que la historia trágica asesina ha hecho una pausa, y es allí donde estamos habitando en este momento.

2 comentarios:

EBE dijo...

....actualmente en Venezuela mi generación, (la mentada boba),libra una batalla campal (guerra de guerrillas) con lo que somos, queremos ser, deseamos que sea y ES; en mi caso, me enfrento al "desprestigio" gubernamental que grita a todo pulmón que somos matasanos imperialistas que nos lucramos con el dolor y la desesperanza de nuestros prójimos..y que la medicina tradicional "cuasi sistémica" enrazada con yerbitas de la isla aquella, es la panacea.....también se pretende borrar de un plumazo la historia (medio inventada, subjetiva...´llámala como quieras..pero historia al fin)que nos enseñaron..no sé el tema es espinozo...EBE

Morella_Caracas dijo...

Tuesday, January 10, 2006
Historia de una farsa

"La mayor de las felicidades que podemos vivir son estas cosas que nos ocurren en la vida diaria como si de farsas continuas se tratara"......O como a veces digo ..."eramos felices y no lo sabiamos" ...La mayor de las felicidades que pudiera yo vivir siendo tambien de la generacion "boba" tengo 39 anos seria ver a mi patria LIBRE seria ver a los ninos en las escuelas y en los parques en vez de verlos golpeados amoratados y pidiendo limosnas y con el hambre dibujada en sus manitas sucias y sus caritas sin sonrisas en las esquinas de mi bella Caracas, me entristece sobremanera que ademas de las generaciones de ladrones bastardos del pasado ahora nos hundamos en generaciones de los mismos ladrones bastardos en una Venezuela con tantos ingresos que no llegan ni nunca llegaran a curar las heridas de los pobres, que nunca llegaran a calmar el hambre y la sed de quienes la necesitan. Los ninos que no van a ser inteligentes por que han pasado hambre tampoco seran felices por que la violencia la agresividad y la negligencia de las autoridades los han abandonado a sus pequenitas y tristes suertes. Nuestros abuelos se mueren de hambre por que les roban sus ahorros de toda la vida, y nuestras mujeres, incluida yo luchamos contra la violencia y el miedo que nos han sembrado en este abominable gobierno solamente con nuestras palabras, por que aunque muera en el intento JAMAS me callaran la boca para decir lo que siento por mi patria Venezuela. Aca no hemos sufrido guerras como las que han pasado otros paises en otros continentes sino que vivimos una guerra silenciosa de muchos muertos de mucha sangre y de mucho dolor y que no parece ser tomada en cuenta por que el enemigo nos calla con mordazas de balas y con impunidad y con la peor desgracia que le puede pasar a cualquier persona que es que nos pisotean la dignidad y el orgullo de der venezolanos con las botas mal lamidas de un ejercito de ovejos castrados.....Felicidades !