martes, junio 21, 2005

LA GUERRA DE LAS GALAXIAS EN AMÉRICA LATINA (Hablando de todo como los locos). Primera parte

BIENVENIDO A LA NAVE DE LOS LOCOS


Cuando analizamos la realidad, cuando pensamos en nuestros países, nuestros sistemas y nuestra historia, ¿qué punto de vista utilizamos? ¿Establecemos una concordancia de elementos históricos, económicos, sociales, etcétera o bien nos dejamos arrastrar por un ideal urbano de sociedad? Hago estas preguntas como un disparo al aire a propósito de un artículo publicado en Abril de 2005 en Le Monde “diplomatic” y lo pongo así, entrecomillado, porque cada vez que uno lee este magnífico semanario de contra información, lo que se deduce es que el mundo es una porquería y al igual que en “Cambalache” de Dicépolo la perspectiva de que uno está siendo basureado sin darse cuenta es tal, que el sentimiento acuñado al final de la lectura es de pegarse un tiro. Pero, estaba en las de Le Monde “deprimitiv” y el dichoso artículo...

Se trata de uno titulado “Capitalistas sí, pero ZEN...”, en él, se entrelaza el fenómeno llamado New Age o lo que es lo mismo, el comeflorismo radical, la película de la trilogía La Guerra de Las Galaxias “La Venganza de los Sith” (Sith que para un disléxico podría ser shit, o sea, mierda), y la forma en que la sociedad asume el capitalismo como forma de interrelación social y económica claro.

El autor Slavoj Zizek plantea algunas cosas que se desprenden de la obra de Lucas. Lo primero es la cuestión de los apegos y de como Anakin, que era un buen muchacho, se convierte en ese coño de madre que mata a un montón de niñitos con una espada láser.

Habla de la Orden de los Jedi, como un eco medieval para referirse a un grupo de hombres y mujeres a los que precisamente se les prohíbe el apego, al estilo de la Compañía de Jesús, caballeros templarios o defensores del bien sin propiedades personales ni enriquecimiento personal.

A partir de ahí establece la consecuente comparación entre la película y la realidad con este párrafo:

“¿Cómo se transformó la República en Imperio? (Pregunta paralela: ¿cómo Anakin se volvió Dark Vader?) ¿Cómo una democracia se transforma en dictadura? No porque el Imperio haya conquistado a la República, sino porque el Imperio es la República: “Un buen día, relata Lucas, la princesa Leia y sus amigos despertaron diciéndose: Ya no es la República, es el Imperio. Nosotros somos los malos”.

El artículo de Slavoj no tiene desperdicio, así que pido disculpas si doy la sensación de estarme fusilando sus ideas. Las diatribas de la película que representan una ensalada donde personas con cargos monárquicos ejercen durante un tiempo como en las democracias no se las cree nadie. Ningún rey quiere dejar de serlo, salvo para proteger la institución. Es como el tema de la homosexualidad. ¿Usted ha visto alguna vez a un gay arrepentirse de que le guste que le den... bueno de ser gay? ¿Ha visto a algún hombre poderoso al que no le cueste dejar de serlo? Solo en las democracias verdaderas es posible, porque a pesar de sus deficiencias el sistema permite la libertad de que nadie se eternice en el poder.

En cuanto a Lucas es necesario reconocer el esfuerzo que hace por elaborar una amalgama mítica de la que adolece la sociedad estadounidense, y que se suscribe al mismo esfuerzo anglosajón por crear raíces míticas, léase “El señor de los Anillos” de Tolkien.

Bueno, pero de esa mezcolanza de iconos en la película. Sí que sale claro que plantea la cuestión de los Estados Nación y de como se fundan, generalmente a partir de un enemigo político bien definido, o de un proceso histórico planteado o revisado, equivocada o intencionadamente. Cuando estas revisiones se pervierten, se producen fenómenos que han dejado huella, me refiero como ejemplo claro a Stalin, Hitler, Musolini, y otros a la cola pero no menos cabrones.

Slavoj Zizek expresa con claridad la idea a la que me refiero con el siguiente párrafo: “Un mito político no es una narración dotada de un significado político determinado, sino un continente vacío en el cual se vuelca una multitud de significados contradictorios” Y luego explica como Anakin se parece a Jesucristo, como aquel catirito encantador imita a Ben Hur en la carrera de vainas, y así se podría seguir un rato. Hitler sin ir más lejos, utilizó la imagen de Bolívar para refrendar su régimen. Dio una fortuna, 32 mil marcos alemanes de 1932 para fundar la primera Sociedad bolivariana de ultramar, y también invirtió grandes sumas para realizar obras de teatro y ópera en su nombre que incluyeron la Ópera Kroll.

El autor del artículo acusa de mediocridad narrativa a esta ensalada de iconos que es “La venganza de los Sith” (y eso que mucha gente dice que es la mejor), e intenta sostener la entrada del taoísmo como planteamiento de fondo de la película. Pero, dicho lo anterior es difícil esbozar un paisaje Zen a partir de lo que el autor considera una mediocridad. Yo prefiero quedarme con la idea de los Estados Nación y de aquella frase electrizante que dice la senadora, antigua reina Amidala. Amidala que ve lo que pasa, Amidala que habla más allá de las amígdalas para decir por lo bajo: “Así es como desaparece la democracia, entre un montón de aplausos”. Para mí es una alegoría antitotalitaria, no en balde, incluso los procesos ideológicos más altruistas van dejando regueros de cadáveres por todas partes.

En cuanto a lo Zen creo que es una de las opciones al uso. Esa visión está lejos de ser real ya que el verdadero temor de Europa no es el budismo (en general nadie se plantea abrazar el budismo), el verdadero temor es el Islam, joven y radical. Pero de eso hablaré más adelante. El budismo, es cierto, se está poniendo de moda a través de los libros de autoayuda y crecimiento personal, el movimiento New Age y como dice Slavoj Zizek “La Guerra de las Galaxias”, conecta con esa ensalada informe repleta de buenas intenciones. Lo que sí es cierto, es que la Iglesia va perdiendo peso específico en la sociedad, toda vez que la humanidad va... cómo diría... abriendo los ojos. Ya lo dijo el señor ese del Vaticano, un tal Benito XVI. (supongo que era demasiado obvio ponerse Adolfo), cuando dijo que “vivimos en la dictadura del relativismo” aunque a mi entender, es mejor que la dictadura del dogma de fe.

En mi opinión la mejor idea sobre el tema la propuso Lipovetzki hace más de una década. La sociedad occidental y desarrollada se hace cada vez más sensible a la naturaleza y la ecología, a formas de relación más armónicas y menos agonales, es decir, menos peleonas. Añadiría en ese sentido aquella propuesta de Bill Clinton, que nada tiene que ver con Bush, en la que definía una forma de poder horizontal tanto en los gobiernos como en las empresas, donde se estructurara mejor el tejido social y económico en detrimento de la clásica estructura piramidal a la que los hispanoamericanos somos tan adictos (en especial nuestros gobernantes).

Nada que objetar de las democracias que para existir han tenido que precisar de un enorme cúmulo de cosas graves, de sufrimiento y de un gran esfuerzo generacional por el perdón, borrón y cuenta nueva. En este sentido es paradigmático y un gran ejemplo a seguir una democracia como la española junto con sus logros económicos, toda vez que hay que tomar en cuenta que durante un tiempo una mitad del país intentó matar a la otra, y viceversa, y lo hicieron en serio, que proviniendo de una economía de medio pelo, han logrado ser la 8va economía del mundo, o bueno, ahora no sé, una de las primeras. Ah, por cierto, aquel que diga lo de Europa y los fondos de cohesión, es verdad, han recibido ayuda, pero sólo un 2 y pico % de PIB, bastante bajo en comparación con otros países europeos, y como no, mucho menor que las enormes cantidades de dinero que han entrado por el petróleo en Venezuela.

Bueno, la cosa es que esto no es hablar por hablar, un último apunte indica que se trata de que todos estos planteamientos provienen de sociedades y sobre todo de una visión organizada de los Burgos que se ejerce desde si misma. Es decir, proviene de personas que viven en ciudades con mayor o menor desarrollo, pero que no incluye el universo rural. La democracia funciona en las sociedades organizadas, la filosofía funciona en las sociedades desarrolladas que hablan desde sus ciudades a partir muchas veces de un ideal. Esa visión global del mundo, no tiene nada que ver con los entornos latinoamericanos donde el mundo agrario es mayoritario, igualmente empobrecido que el urbano y con enormes problemas de estructuración del tejido social... Cuando analizamos nuestras realidades, ¿desde dónde las miramos? ¿Cabe precisar en las realidades latinoamericanas un esquema de poder que no acabe siendo piramidal? Es más, ¿cabe una relación de poder que no se centre en un solo individuo?. Aquí es donde yo pregunto: ¿qué opinan ustedes?

PD: El artículo de Slavoj Zizek termina de esta manera:

“La enseñanza crítica que vale la pena retener es que no debemos lanzarnos con cuerpo y alma en el juego capitalista, sino que podemos hacerlo... manteniendo una distancia interior. Porque el capitalismo nos enfrenta al hecho de que la causa de nuestra servidumbre no es la realidad objetiva en tanto tal (que no existe), sino nuestro deseo, nuestra avidez por las cosas materiales y el excesivo apego que tenemos por ellas. En consecuencia lo que nos queda por hacer es renunciar a nuestro deseo para poder adoptar una actitud de paz interior... No resulta sorprendente que “semejante” budismo pueda funcionar como complemento ideológico de la globalización liberal, porque nos permite participar en ella manteniendo una distancia interior... Capitalistas, sí, pero desapegados, capitalistas zen...”

3 comentarios:

la maga dijo...

Interesante!
En el libro Imperio de Hardt y Negri se plantea el paso de una sociedad disciplinaria a una de control. Es decir, mientras en la disciplinaria el orden y la dominación son impuestos desde un ente preciso (el dictador, por ejemplo), en la de control ya tenemos todos ese orden internalizado, es decir que de una nos asumimos corderitos...así que la supuesta libertad es absolutamente relativa.

JOSHUA dijo...

Yo si creo que cierta normatización es fundamental. Cierta capacidad de inhibirse frente a los impulsos, tanto los violentos como los de venganza. El ideario en que se sitúa una sociedad acaba por ser su seña de identidad. No es baladí hablar de esto cuando los Estados Unidos que hasta la guerra de Irak desarrollaba guerras defensivas y “libertarias” supuestamente, ahora entronice directamente con una invasión por el control de la energía. Esto significa que su ideario fundacional se desdibuja para dejar solo el esqueleto shakespieriano de la lucha entre los buenos, “ellos” y los malos “los otros”, cualquiera que el departamento de propaganda haga convincente.

La normatización ayuda a definir reglas de compromiso y comportamiento que garantizan, aunque parezca lo contrario, la libertad del individuo y la global. Esto paradójicamente está unido al conocimiento, a la información. Aquel que no está formado depende de la bondad del poder. Y para mantener la bondad solo apela a lo que tiene a mano. La adulación, la delación y el comisariato político, es decir, el fascismo y el militarismo en la sociedad civil es una manifestación del “burrismo ciudadano” que sabe que es más fácil ponerse firme que elaborar una idea.

Otra cosa del auto control, no parte de normas externas, los esquemas de interpretación de la ley en USA, son paradójicamente criminales y coercitivos: ¡No te muevas! Si no cooperas con tu inmovilidad te quitamos la vida. Eso y el fácil acceso a las armas de fuego da amplia libertad a los psicópatas. Todos los días sale un loco a la calle y al que le toque se jodió. Ojo, que esto no tiene que ver con los elementos fundacionales de los países anglosajones (se dice que Australia tiene el índice de criminalidad más alto del mundo, y para explicarlo reavivan la teoría de los genes, es decir, que a Australia fueron en principio delincuentes, ergo todos los australianos son unos asesinos en potencia).

Jean Nicotine dijo...

Nunca se me hubiera ocurrido una lectura político-económica del Episodio III, aunque algunos barruntos de análisis político desarrolle en mi pobre mente sólo que por X o por Y no los lleve al blog. Muy interesante y concuerdo parcialmente con el articulista en lo que respecta al paso de la República alImperio.

Bueno abur, que voy a salir a cenar.

Un saludo desde la ciudad en la que los metros llevan a la neurósis.

Y un abrazo.