lunes, junio 20, 2005

EL MUNDO DESARROLLADO ENVEJECE

BIENVENIDO A LA NAVE DE LOS LOCOS

El envejecimiento ha colocado a los países del Viejo Mundo frente a una situación de emergencia. La sociedad europea se enfrenta a lo que puede ser el mayor enemigo de su historia, o al gran reto de la cultura occidental.

El cambio en la población europea es vertiginoso, lo que supone que comunidades estables, con rasgos étnicos definidos en el tipo de blanco que se encuentra en el continente europeo, necesitará forzosamente mezclarse con otras culturas de etnias diferentes para sobrevivir. La cultura occidental del futuro llegará a ser el producto de una mezcla intensa de etnias diferentes.

Por lo pronto, y según se desarrolla el proceso demográfico actual, las previsiones son del aumento de la esperanza de vida, unido a la reducción de la población joven, lo que puede suponer un conflicto global para Europa a corto plazo.

LOS ABUELOS DEL MUNDO

No solamente Europa acabará llena de ancianos, también China y Japón son países que están envejeciendo muy rápidamente. Los japoneses están realizando grandes inversiones en robótica para crear un eventual sustituto cibernético de ayuda a los mayores. Mascotas y seres con los que interactuar resultan de la necesidad de prepararse para un tiempo sin mano de obra de asistencia.

En un cierto orden, el envejecimiento por países se hace alarmante en naciones como España, Italia y Japón a la cabeza de las naciones que más rápido envejecen del mundo, seguidas de cerca por Alemania, Hungría y Rumanía y después el resto de los Estados europeos. Estamos frente a un profundo cambio sociológico, y antropológico. El envejecimiento ha colocado a los países europeos frente a una situación de emergencia. Y no son los que ahora son viejos los afectados, sino los que han nacido entre 1960 y 1980.

Las mujeres que han nacido al rededor de 1970, llegarán a ser tres veces más que mujeres jóvenes. Los problemas que existen en este momento en Alemania, son producto de una sociedad envejecida, y pronto será endémico en el resto de Europa. Aun no se ve, pero esto ocurrirá en el año 2020, es decir, en 16 años. No son especulaciones, son hechos que se confirman en la evolución demográfica global, ya que todas las personas que será adultas en el 2050 ya están aquí, ya han nacido, y el margen de error en las previsiones demográficas es bajísimo.

EL MAYOR PROBLEMA.

El problema es que no hay una tasa de reposición de la población en general, en España, la tasa de natalidad es el 1.3 y en Alemania en 1.4. Para que haya una verdadera tasa de reposición social debería estar por encima del 2 por cien. Y si se intentara desarrollar una política de población diferente, se tardaría unos 75 años en alcanzar la normalidad o al menos tener la población joven, proporcionalmente hablando, que había en 1990, es decir, el problema de la vejez es endémico.

La ONU ya sabe que el mayor problema de Europa, será en poco tiempo el del envejecimiento, es decir, que existan más personas mayores que jóvenes o niños. Es la primera vez en la historia de la humanidad que algo así va a ocurrir. Esto supone que la cuestión de la seguridad social ya está desequilibrada, e irá a peor, se sabe que en el año 2050, en el mejor de los casos habrá un trabajador por cada pensionista.

Lamentablemente se ha visto demasiado tarde, los estudios al respecto han cometido un error en valorar las previsiones de población, pensando que la población envejecía, únicamente porque se había reducido drásticamente la mortalidad infantil, sin tomar en cuenta cuestiones como la píldora anticonceptiva, el coste de la manutención de hijos y otros factores.

Pero la verdad es que estamos frente a hechos, en los que se ha tenido que corregir la esperanza de vida de determinadas poblaciones, como la de la mujer japonesa. Entre 1970 y 1990, el número de personas que tienen más de cien años se ha multiplicado por 16 y en Japón, el baremo no son los cien años sino los 110. Esto ha ocurrido en el espacio de los últimos 20 años. La esperanza de vida actual establece que prácticamente el 50 por cien de los niños que nacen en la actualidad cumplirán los 101 años las niñas, y 98 los niños.

ALEMANIA NECESITARÁ 190 MILLONES DE INMIGRANTES PARA EL 2050

Las aseguradoras europeas comienzan a establecer planes a mayor plazo, por la sencilla razón de que la medida de los 65 años, que además existe desde el siglo XIX, pertenece a un tiempo en que sólo el 3 por ciento de la población llegaba a esa edad. Un problema que se presenta es la cuestión de la salud, estar vivo, no supone estar completamente sano, y eso sugiere la pregunta de quién va a pagar los gastos médicos que necesitarán los futuros viejos. Otra cuestión es la imagen que se tiene de la vejez, en la actualidad se piensa que la vejez es lo peor que se puede padecer.

Otra cuestión es el de la vida útil laboral, debemos preguntarnos cuándo acaba nuestro proceso laboral, a qué edad. Naturalmente un hombre ya no puede plantearse dejar de trabajar a los 65 años de edad, está demostrado que el prejuicio de que con la edad se pierden facultades mentales, no es cierto. A pesar del envejecimiento, las facultades mentales, no se anulan como consecuencia de la vejez aunque se registre un desgaste, sino como consecuencia del prejuicio que tiene toda la sociedad respecto a ello. Claro está, que la potencia física propiamente, sí disminuye, pero no las mentales. Este asunto plantea la cuestión de que nuestras sociedades podrán sobrevivir, sólo si integran a este segundo grupo de mayores, en su sistema de producción.

Existe un fenómeno que se prevé ocurrirá muy pronto. Es el caso de las mujeres con una esperanza de vida de cien años. Esa mujer en una etapa muy corta de vida, entre los 25 y 35 años de edad, es decir, una décima parte de lo que le tocará vivir, tiene que hacer todo al mismo tiempo. Tendrá que hacer una carrera profesional, deberá tener los hijos por ser una edad adecuada, ganará muy poco dinero, en algunos casos llegará a tener un divorcio o más, mientras que cuando llegue a los 60 años, habrá salido del mercado laboral, no sabrá que hacer y se sentirá profundamente defraudada por la sociedad.

La solución a este caso es que esas mujeres puedan trabajar más tiempo, y con más intensidad aún siendo mayores, con lo que podrían participar más prolongadamente en la sociedad y descargar a las nuevas generaciones del peso global del coste de la vejez.

AL OTRO LADO DEL PROBLEMA

Las guerras que ocurren en la actualidad como la de Burundi, Afganistan o la de Irak, son guerras demográficas. Se prevé el desequilibrio futuro en un mundo con dos corrientes poderosas, la de una sociedad vieja y de la que se espera la sabiduría, y una sociedad joven y pujante proveniente básicamente del Tercer Mundo. En “El choque de civilizaciones” de Samuel Huntington (Estados Unidos, 1927), describe la evolución demográfica, mostrando el peligro de las sociedades jóvenes, sobre todo las sociedades árabes, y el peligro que tienen las sociedades envejecidas como las europeas, que temen el desmoronamiento de su sistema de seguridad social.

En el extremo de esta situación se encuentran España, Italia y Alemania. Pero Huntington es un fascista asqueroso miembro de la cultura WASP (blanco, anglo - sajón, protestante), que soporta con sus teorías la política del departamento de Estado de Estados Unidos, respecto al desarrollo demográfico en países islamistas jóvenes que además poseen energía (petróleo).

También hay que pensar en la evolución de Asia hacia este punto, el cuarto lugar en esta escala lo ocupará dentro de poco China en la expectativa de que en el año 2020 van a vivir más personas mayores de 65 años que en la actualidad en todo el mundo. De hecho en sus medidas de control de población, se están otorgando permisos en ciertas ciudades para tener hasta dos hijos debido al envejecimiento de la población en las urbes. Es necesario tomar en cuenta estas cuestiones, porque se corre el riesgo de que se acabe dejando morir a personas mayores en los hospitales, en un futuro no muy lejano, si no se aportan argumentos sólidos para paliar esta situación. Finalmente, la juventud es la juventud.

¿Y LA INMIGRACIÓN COMO PALIATIVO DEL ENVEJECIMIENTO?

Para mantener la situación actual entre viejos y jóvenes en Alemania, la ONU hizo un estudio que arrojó como resultado, que se necesitan para el año 2050, una inmigración de 190 millones de personas. En España es posible que se de una situación similar. Lo que ocurre con la inmigración actual, es que no suelen tener muchos niños porque resultan demasiado caros, y aunque suene duro decirlo, ningún padre quiere tener un hijo en malas condiciones, o con un bajo nivel de vida. De cualquier manera es muy necesaria e importante la inmigración cualificada, aunque lamentablemente no serán útiles para resolver el problema demográfico.

LOS PAÍSES ÁRABES JÓVENES NO SON UN PELIGRO NECESARIAMENTE

Este es un problema bastante profundo. Desde que la píldora anticonceptiva comenzó a afectar la natalidad en Europa, en cuanto el aborto se hizo legal dentro de un marco razonable, y sobre todo cuando se disminuyó la mortalidad infantil, se ha generado un proceso que no se ha reflexionado en la actualidad. El envejecimiento está produciendo un problema adicional en nuestras sociedades, los matrimonios solían durar un promedio de 15 a 20 años a principios del siglo XX básicamente por un problema de esperanza de vida, luego ocurrió el fenómeno del descubrimiento de la “Viagra”.

Eso ha cambiado el panorama de las relaciones de pareja, los hombres en muchos casos emprenden una segunda, tercera y hasta cuarta relación matrimonial y en algunos casos deciden tener hijos. Pero esto no cambia el panorama demográfico, porque simplemente quienes tienen los hijos son las mujeres, y ellas tienen una edad de concebir que por ahora no se ha modificado científicamente hablando.



Por supuesto está la dinámica de la guerra como un proceso de exterminio, una situación en que las pérdidas humanas suponen una descompensación demográfica. Se dice que siempre que una sociedad que tiene una población joven de una edad entre los 14 y los 24 años superior al 25 por cien, son sociedades consideradas de riesgo. Al menos esto es lo que piensa el gobierno de Estados Unidos. Lo peor es que esto incluye a países como Yemen, Afganistán, Irán, Irak y Siria, es decir, todos los países considerados del Eje del Mal por el gobierno estadounidense. (La culpa es de Huntington).

El caso de Yemen, es llamativo, es un país que en 1950 tenía 3 millones de habitantes, en el año 2000 8 millones de habitantes y para el 2040 se calcula que puede llegar a tener 80 millones de personas, de las cuales más del 70 por cien, van a ser jóvenes. No se sabe lo que ocurrirá cuando estos jóvenes choquen con el envejecimiento de las poblaciones europeas. Cuando se desató la revolución en Teherán, el 25 por cien de la población era joven, y en la actualidad, frente al conflicto de Irak, la situación es la misma.

UN ÚLTIMO APUNTE

Ahora bien, la presencia masiva de jóvenes, no tiene por qué representar una amenaza integrista. Estos jóvenes también podrían ir a una sociedad más abierta. En Bagladesh hay gente que supera cada vez más la barrera de los 65 años, el problema es que en el tercer mundo no hay un sistema real de seguridad social y de previsión de la vejez, es un problema que también tienen los Chinos, estamos hablando de 560 millones de personas mayores de 65 años para el 2030. ¿Qué edad tendrás cuando llegue el momento?

1 comentario:

la maga dijo...

Excelente texto, pero que necesita un comentario banal de mi parte: yo estoy dispuesta a rejuvecener y poblar a Europa, cargo conmigo dos chamines preciosos y una enorme facilidad para la concepción y para el parto sin dolor.
Chiste malo ¿ves que no sé contar chistes?